Publicado en Columnas

SIN TON NI SON

Miércoles, 24 Junio 2020 22:00 Escrito por 

Hurgando en mi librero encontré algunos libros de Bruno Traven, escritor que narró en sus obras la opresión que sufrieron los nativos mexicanos ante los terratenientes, los miembros de gobiernos corruptos y hasta del imperialismo extranjero. Sin embargo, cuando se pretende hablar sobre Bruno Traven se corre el riesgo de sumergirse en lo incierto, ya que su vida fue siempre misteriosa, incluso llegó a ser relacionado con el Kaiser Guillermo II de Alemanía, diciéndose en algunos casos que era su hijo.
Una versión muy aceptada es que su nombre real no fue Bruno sino Bernhard Traven Torsvan y que nació en Alemania en 1882 o en Chicago en 1890. Llegó a aseverarse que Esperanza López Mateos era la autora de los libros que se publicaron en México, sin embargo, solo era quién traducía sus novelas y cuentos, escritos en alemán.
Llega al puerto mexicano de Tampico en 1924 e, inmediatamente, se ve influido por la Revolución mexicana y empieza a escribir sus primeras novelas. Ya la primera le vuelve famoso, no sólo en su natal Alemania, sino en el resto del mundo. La mayoría de sus obras transcurren en México y narran insurrecciones de oprimidos contra sus opresores con un estilo directo y sencillo, pero una gran sensibilidad antropológica, cultural, social y moral.
Escribe en México y envía sus manuscritos para ser traducidos a 44 idiomas. Sin embargo, Traven rodeó su vida de misterio, tuvo un código “La Declaración de Independencia de la Publicidad Personal”. Y no quiso aparecer nunca, considerando que tan importante como el autor de un libro era el tipógrafo, o el que barría el taller. Nunca acepta ni la crítica ni la publicidad, señalando siempre que sus libros deben hablar por sí mismos. Este rechazo a la publicidad personal lo convierte en "un misterio", aunque Traven es ampliamente conocido entre su grupo de amigos en la ciudad de México, entre los que figuran Adolfo López Mateos, su hermana Esperanza, Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, entre otros. Defendió a capa y espada su intimidad divulgando todo tipo de mentiras sobre su biografía y escondiéndose de la luz pública casi siempre con éxito:
Bruno Traven sigue resistiendo la fama y la publicidad, y se dedica plenamente a su trabajo hasta su muerte en la Ciudad de México el 26 de marzo de 1969. Muchas de sus novelas ocurren en la selva de Chiapas, por lo que se dice que su última voluntad fue que sus cenizas fueran esparcidas en el río Jataté, justo en esta selva, un lugar muy querido para el escritor.
Dentro de sus obras les recomiendo: El Tesoro de la Sierra Madre, Canasta de Cuentos Mexicanos, El Barco de la Muerte, Puente en la Selva, La Rosa Blanca, La Rebelión de los Colgados y la conocidísima Macario. Por favor no deje de leer a Bruno Traven.

Comentarios: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Twitter: @_copitoo

 

Visto 659 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Lo último de Francisco Javier Escamilla