guionbajoatole

EL VALLE DEPORTIVO

En la vida como en el deporte todo gira en torno al respeto, a la aceptación e inevitablemente a la inclusión y equidad, temas que deberán ser entes directos de un progreso en cualquiera de las áreas y que si bien es cierto aún hay mucho camino que recorrer, se está en vías de una trascendente evolución.

Desde mi trinchera, siempre he sido respetuoso de los cultos, credos, razas, condición social y económica y también de las preferencias sexuales de cada individuo. No soy ni racista y mucho menos homofóbico, les ofrendo un real y auténtico respeto y es claro que el paso del tiempo nos va mostrando un nuevo mundo, donde debe prevalecer la aceptación como carta de presentación y donde el deporte, en todo su esplendor con impresionante abanico de diferencias, no está exento de esta condición, al contrario, cada vez son más las muestras de cambio.

Y para muestra un botón. Creados en 1982 en San Francisco, California, USA, los Gay Games son un evento militante, con el que se busca desmontar los estereotipos y luchar contra el odio a las personas lesbianas, gays, transexuales y/o bisexuales (LGTB), creando así una cita deportiva sin discriminación de origen, de orientación sexual o de discapacidad, fomentando, promocionando y aumentando el autorespeto de dicha comunidad en el mundo, generando respeto y comprensión del mundo no gay, a través de este evento internacional atlético y cultural.

Para muchos un tema tabú, de risa o hasta de repudio, pero acá radica la importancia de abrir brecha generacional y consolidar el valor del respeto, ya que a través de su crecimiento y expansión mundial, se ha convertido esta justa, contrariamente a lo que pudiera pensarse, como una oportunidad deportiva para quienes no alcanzan ni cuentan con el apoyo y/o respaldo de otras entidades deportivas y civiles.

Hoy presento mi texto porque la décima edición de los Juegos Gay, tiene su sede en París, Francia, desde este sábado 4 hasta el próximo 12 de agosto del corriente, en donde nuestro país también cuenta con representantes, entre los más de 10 mil atletas de al menos 70 diferentes países.

Es curioso pero su formato permite un total de 36 diferentes deportes, como son judo, tenis de mesa, golf, hockey sobre hielo, canotaje, futbol, water polo, entre otros, además de que también se incluyen actividades culturales como muestra de películas, danzas y conciertos.

Las actividades comenzaron el sábado por la mañana con una carrera, la International Memorial Rainbow Run, bautizada así en honor a las víctimas del sida y del cáncer de seno, así como a las víctimas de discriminaciones, y como muestra para todo el mundo de un proceso de inclusión que nada tiene que ver con otras esferas de este mundo globalizado y que al contrario, nos sugiere una pronta y real aceptación e inclusión. Al tiempo…

En otro Valle, y un tema que también da para muchas horas de entrelazar y tejer remembranzas, así como pregonar una fuerte expansión a nivel mundial, es el XXI Encuentro Nacional de Juegos y Deportes Autóctonos y Tradicionales de México, con la participación de catorce grupos originarios del país, que en esta ocasión,

Guanajuato tendrá la oportunidad de recibir a 550 personas de 24 estados de país y visitadores de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) con la firme intención de que nuestro país pueda ser considerado sede de los Primeros Juegos Tradicionales por este organismo en 2021.

Así pues, a partir de este jueves 9 al domingo 12 de agosto participarán en este encuentro de juegos autóctonos grupos indígenas del país como Rarámuris, Purépechas, Chontales, Mayas, Tenek, Nahuas, Tsotsiles, Mixtecos y Chichimecas, con toda la relevancia e importancia del caso, debido a los valores con los que se conducen, además de que tienen una reproducción cultural y motriz de los pueblos originarios.

Y que mejor expresión de elegancia, de motivación extra y de señalamiento directo para todo el mundo, que las palabras que esbozó la actual presidenta de la Federación Mexicana de Juegos y Deportes Autóctonos y Tradicionales A.C., Ana Claudia Collado García: ”…esto no sólo es un deporte, es una práctica identitaria, en donde la gente vive la cultura a través de juego, de recuperación de identidad, de valores en riesgo de extinción”

Así que jamás habría que olvidar que México tiene una rica cultura y en ella existen muchos juegos tradicionales y autóctonos a los que juegan niños y mayores por todo el país. Estos, no sólo resultan tremendamente divertidos, sino que además son educativos y suponen una forma ideal de pasar el tiempo con la familia y los amigos.

Y precisamente salvaguardando los tiempos y las distancias y evolución, tú, ¿cuáles recuerdas de estos?: atrapadas, avión, brincar la cuerda, encantados, escondidas o escondidillas, piedra, papel o tijera, policías y ladrones, canicas, la víbora de la mar, yoyo, teléfono descompuesto, la gallinita, la roña, bote pateado, burro castigado, coleadas, cebollitas, brujitas o bombetas.

O de los juegos autóctonos: trompo, el tejo, stop, el lazo, el gurrufío, el palo encebado, la perinola, etcétera.

Concluyendo y felicitando a quienes con su aporte y granito de arena siguen rescatando estos valores, sirva el ejemplo de tenacidad y compromiso para que nunca se acaben y sigan siendo ejes centrales en el desarrollo de habilidades motrices básicas y específicas, contribuyendo a mejorar la capacidad de coordinación, sin dejar de lado, bajo ninguna circunstancia que forman parte de la cultura popular que contribuye a la integración social y al rescate de la identidad y los valores culturales propios, estimulando aquellos de cooperación, compañerismo, respeto, superación y la sana competencia. Uffffffffff.

Pásenla bien!!!

Leave a reply