Publicado en Columnas

SIN TON NI SON

Miércoles, 22 Junio 2022 20:46 Escrito por 

Con frecuencia me ha surgido la duda y la inquietud de poder dilucidar en qué consiste la diferencia entre los conceptos de “sátira”, “ironía” y “sarcasmo”, es por ello que ahora me voy a referir a estas diferencias:
Sátira. Se puede decir que la sátira es un discurso o composición literaria ya sea escrito en prosa o en verso, donde se critican agudamente las costumbres o vicios de alguien con intención moralizadora, lúdica o meramente burlesca.
En sentido estricto la sátira es un género literario, pero también es un recurso que encontramos en las artes gráficas y escénicas. En la sátira los vicios individuales o colectivos, las locuras, los abusos o las deficiencias se ponen de manifiesto por medio de la ridiculización, la farsa y otros métodos; ideados todos ellos para lograr una mejora de la sociedad. Se utiliza para atacar a una realidad que desaprueba el autor, usando para este cometido el arma de la inteligencia.
Ironía. Etimológicamente significa disimulo o ignorancia fingida. La ironía es una figura literaria mediante la que se da a entender algo muy distinto o incluso lo contrario de lo que se dice o escribe. En general el emisor (el creador del mensaje con contenido irónico) espera que el receptor perciba el valor irónico del mensaje sin necesidad de indicaciones explícitas, porque cuenta con que éste detecte la oposición entre el mensaje aparente y el que se pretende transmitir por compartir implícitamente una serie de valores o conocimientos, por ejemplo:
¡Qué buena suerte tengo!: sería irónico cuando lo que realmente queremos decir es que tenemos muy mala suerte.
¡Nunca me he sentido mejor!: aquí la ironía radicaría en que, en realidad, nos encontramos o sentimos mal por algo.
La cita fue todo un éxito: cuando el encuentro, en realidad, fue muy mal.
Mi tarde ha sido de lo más entretenida: de forma irónica significaría que la tarde ha sido muy aburrida.
Sarcasmo. El sarcasmo es una forma de burlarse con la que se pretende dar a entender lo contrario o manifestar desagrado. El término también se refiere a la figura retórica que consiste en emplear esta especie de ironía. El sarcasmo es una crítica indirecta, pero la mayoría de las veces es expuesta de forma evidente, por ejemplo:
¡Qué puntual eres!: sería sarcástico cuando lo que se pretende es criticar la puntualidad de la otra persona.
¡Siempre tan trabajador!: cuando la intención es criticar la vaguedad de la otra persona.
Es todo un personaje: se puede decir cuando la otra persona es malvada o poco querida por los demás.
¡Qué romántico eres!: cuando alguien no hace nada romántico por su pareja y esta se lo reprocha.
Sigue pareciendo lo mismo sarcasmo que ironía pero, en definitiva, el problema principal a la hora de diferenciar ambas palabras es que una utiliza a la otra. Es decir, la ironía busca expresar lo contrario de lo que se dice, pero el sarcasmo expresa lo que quiere decir utilizando la ironía de forma más mordaz. O, más sencillo aún: el sarcasmo es un tipo de ironía que, a diferencia de la ironía normal, busca herir o criticar a otras personas.
Comentarios: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 171 veces
Valora este artículo
(0 votos)