Publicado en Columnas

SIN TON NI SON

Miércoles, 25 Agosto 2021 20:52 Escrito por 

Incendios, inundaciones, sequías, deslaves, deforestación, desertificación, contaminación del agua, del suelo y del aire, agujero en la capa de ozono, falta de agua en las ciudades, falta de agua para la agricultura, cambio climático. Todos estos eventos nos hemos acostumbrado a calificarlos con expresiones como “estamos acabando con el planeta”, “cuida a la Tierra, pues tenemos sólo una”. A este respecto me he puesto a reflexionar y pregunto ¿en realidad estamos acabando con el planeta? Y la mejor respuesta que he encontrado hasta ahora es: con quien se está en riesgo de acabar es con la propia especie humana, y que “al planeta le tiene sin cuidado lo que pueda hacer el hombre con él”.
Mi respuesta se basa en reflexiones como la que les voy a reseñar: Si el hombre dejase de existir en la Tierra, es decir, si ya no hubiera extracción de hidrocarburos, ya no hubiera emisiones a la atmósfera, ya no hubiera extracción de agua de los acuíferos, etcétera, ya no habría ninguna actividad ajena a lo que la propia Tierra produce y ejecuta. Conste que puede o no haber vida animal. Bueno, sin la acción del hombre sobre la Tierra, las zonas deforestadas de la selva amazónica, por ejemplo, ¿cuántos años necesitarían para reforestarse? ¿doscientos, quinientos, mil años? Es muy probable que en mil años ya se hallan reforestado los bosques y las selvas, el agua de los ríos se halla depurado, por consiguiente, el agua del mar también sufriría procesos de purificación, el aire con los vientos y las lluvias también se limpiaría y el ciclo de la naturaleza volvería a tener un equilibrio que permitiría al planeta seguir siendo un planeta viviente. La Tierra es un ser resiliente, con formas de vida propias.
Digo mil años, por decir una cifra que más o menos podamos dimensionar, mil años son unas doce generaciones, Cristo vivió hace dos mil años, las primeras civilizaciones aparecieron hace cinco mil o siete mil años. El primer humano, con rasgos de inteligencia apareció hace dos millones de años. Los dinosaurios vivieron en este Planeta hace sesenta millones de años, y en esa época hubo cataclismos tales como la formación de nuestros volcanes Xinantécatl, Popocatépetl, Iztaccíhuatl, Citlaltépetl. Todo esto se dio, por supuesto, sin la intervención del hombre. ¿Qué son mil años, comparados con sesenta millones de años? Eso en el menor de los casos, ya que el planeta se empezó a formar hace 4,500 millones de años. Es difícil hacernos una idea de lo que puede ser esta cantidad de años, sobre todo si la comparamos con el tiempo que puede vivir un ser humano (100 años). La actividad humana, en efecto, genera mucha destrucción, todos sabemos que es mucho más fácil destruir que construir, y sí, se está generando una gran destrucción de los recursos que al planeta le ha llevado tiempo generar. Pero un huracán, si no hay seres humanos, no va a dañar a nadie, un terremoto, si no hay seres humanos, no va a dañar a nadie, una formidable inundación o una prolongada sequía, si no hay seres humanos, no van a dañar a nadie. Por eso sostengo “Al planeta le tiene sin cuidado lo que pueda hacer el hombre con él”.
Comentarios: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Twitter: @_copitoo

 

Visto 259 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Lo último de Francisco Javier Escamilla