Publicado en Columnas

SIN TON NI SON

Miércoles, 24 Febrero 2021 20:53 Escrito por 

AGUA: Mitos y Leyendas. El tema del agua me fascina, es por ello que esta vez les voy a compartir alguna información relacionada con este increíble líquido, que debido a sus características tan especiales ha dado origen a la vida, en el universo conocido. Inicié esta entrega con el apelativo de mitos y leyendas, tan sólo por mencionarlo de alguna manera llamativa, pero para enmarcar los datos que deseo transmitir me parece una manera emocionante.
Primer mito: ¡Que el agua se va a acabar! No, el agua no se va a acabar porque es un recurso renovable, no como el petróleo que este es un recurso finito y sí se va a terminar. El agua se presenta en el La Tierra en la misma cantidad desde que se formó nuestro planeta, hace 4,500 millones de años. El agua es atraída por el efecto de la gravedad y queda atrapada dentro de la atmósfera, por lo que no se puede “salir” del planeta; entonces, ¿qué es lo que pasa con el agua? Bueno, el agua está almacenada en los océanos de manera líquida y en los casquetes polares de manera sólida. Con el efecto de la radiación solar el agua se evapora, sube a cierta altura y al irse enfriando forma masas densas de vapor que son las nubes, el viento mueve estas nubes y las conduce hacia los continentes o a otras partes de los mismos océanos; al enfriarse más estas masas de vapor vuelven a convertirse en agua líquida y por su propio peso caen hacia la tierra, o los océanos, en forma de lluvia. El agua que ha caído en la tiene tres posibles destinos: el primero es que se infiltre y forme agua subterránea que se deposita en acuíferos, el segundo es que se evapora y regresa a la atmósfera formando nuevamente nubes y, el tercer destino, es que forme ríos los cuales escurren y regresan al mar. (El agua en los acuíferos también escurre, aunque de manera muy lenta, y puede volver a la superficie en forma de manantiales o alimentando a ríos en época de secas). De esta manera vemos que el agua en la Tierra siempre se está moviendo en un ciclo eterno, del mar a la atmósfera y en forma de lluvia regresa, directamente o a través de ríos otra vez al mar: por lo tanto, el agua no se va a terminar nunca. El problema con la disponibilidad del agua radica en que cada vez somos más habitantes en el planeta y como ya se dijo antes, el agua es la misma siempre, pues mientras seamos más habitantes en un pueblo, en una ciudad, en un país o en todo el mundo, decía en la medida que sigamos creciendo en cantidad de seres humanos, pues se tendrá menos agua para cada persona. Aunado a lo anterior, como el agua que podemos usar debe estar limpia de contaminantes nocivo, el agua residual sin tratamiento no puede ser aprovechada nuevamente y esto reduce la cantidad de agua disponible, así sí podemos ir reduciendo considerablemente la cantidad de agua que le corresponde a cada habitante. Por eso parece que el agua se va a acabar.
El agua total en el planeta es relativamente poca, por eso es tan fascinante darse cuenta de lo maravilloso de la vida, pero también de lo frágil que puede ser. Porqué digo que el agua es poca, lo ejemplificaré con algunos datos: a. Si sumergimos una naranja en agua, al sacarla tendrá una película de agua adherida a la cáscara, pues este es el equivalente al agua que existe en toda la esfera que es nuestro Planeta. B. La cantidad de agua que existe en nuestro Planeta Tierra es de aproximadamente 1,386 millones de kilómetros cúbicos (que puede parecer muchisísima), pero esta enorme cantidad equivale a una esfera del tamaño de los estados de Chihuahua y Coahuila, es decir si juntamos toda el agua que existe en el mundo (océanos, ríos, lagos) y formamos una esfera, ésta sería del tamaño de estos estados. Veamos un mapa y comparemos el tamaño del mundo con respecto a estos dos estados y veremos la proporción de agua, respecto a la Tierra.
Comentarios: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Twitter: @_copitoo

Visto 411 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Lo último de Francisco Javier Escamilla