sin-ton-ni-son-nuevo2-620x420

SIN TON NI SON

Francisco Javier Escamilla Hernández

¿Por qué la gente necesita creer en algo? ¿Por qué si no gana tu equipo local, entonces le vas al Real Madrid? Conocí a una señora que en su casa todos le iban al América, si el novio de la hija no le iba al América, no era bienvenido; nadie podía hablar de otro equipo y cuando perdía había duelo en esa casa. ¿Qué pasa ahí?

¿Se necesitan ídolos individuales, ídolos nacionales, ídolos sociales?

La definición de ídolo se refiere a una figura o imagen de una deidad pagana. Alguien excesivamente adorado o amado. La idolatría consiste en identificar a la divinidad con el ídolo. Es una forma de fetichismo.

La presión de la opinión de las masas es la fuente de las idealizaciones de líderes o figuras del espectáculo, principalmente en etapas tempranas cuando la identidad del ser es poco firme. La formación de un ídolo es de naturaleza muy primitiva, las personas se reflejan en él porque expresan sus propias necesidades.

Idealizamos a la gente, lo que queremos, pero aún más lo que no tenemos. Proyectamos situaciones como algo óptimo que nos dará felicidad, cuando en realidad sólo nos da una ínfima parte de la misma, y en el afán de sostenernos a eso, muchas veces dejamos ir lo que nos daría una plenitud como personas.

Una de las razones de por qué idealizamos es que se exagera en positivo las virtudes de otra persona, quitándonos a nosotros mismos valor para otorgarle al otro el poder de la perfección.

El hábito de idealizar a alguien es muy común en las personas que tienen la autoestima baja. Se convierten en títeres de la pareja, los amigos o compañeros del trabajo y minimizan sus necesidades, idealizar es tan normal como el temor, la rivalidad o los celos, lo importante es no caer en conductas obsesivas.

Para dejar de idealizar a otro ser humano, pon atención en analizar sus defectos en vez de exaltar de una manera excesiva sus virtudes.

 Cuando sientas que estás idealizando a alguien o alguna situación, inmediatamente detén esos pensamientos y di en voz alta: "Alto". Tu mente, entonces conscientemente, dejará de seguir con la historia que quieres construir y volverás a retomar tu realidad.

Pregúntate ¿Qué te falta en tu vida? ¿Qué necesitas y anhelas? Cuando te contestes, verás que no necesitas idealizar ninguna situación y que, con tu experiencia y actitud podrás alcanzar lo que necesites.

Comentarios:    fjescamilla53@gmail.com             Twitter: @_copitoo

Leave a reply