politica ambiental nuevo

POLÍTICA AMBIENTAL

Por Ing. Luis Eduardo Mejía Pedrero

El pasado domingo 5 de junio se conmemoró el Día Mundial del Medio Ambiente, en medio de una serie de polémicas alrededor de las contingencias suscitadas en el Valle de México y el jaloneo por la expedición de una nueva norma de emergencia para la verificación vehicular.

Pero, ¿por qué tanto flujo de vehículos y por ende emisiones? La respuesta es principalmente la actividad en esa región que la coloca como la primera en contribuir al Producto Interno Bruto del país. Zonas sin actividad económica, por lo general, tienen bajos niveles de contaminación. ¿Es el precio?

La propia SEMARNAT ha difundido que el bienestar de la humanidad, del medio ambiente y el funcionamiento de la economía dependen en última instancia de una gestión responsable de los recursos naturales del planeta. Las pruebas demuestran que las personas estamos consumiendo muchos más recursos naturales que los que el planeta puede proporcionar de forma sostenible.

Continúa la dependencia federal puntualizando, que muchos de los ecosistemas del planeta están llegando a puntos críticos de agotamiento y un cambio irreversible, empujados por un aumento de la población y del desarrollo económico. Para 2050, si continúan las actuales pautas de consumo y producción y con el aumento de la población a 9.6 mil millones de personas, necesitaremos tres planetas para mantener nuestros modos de vida y consumo.

Fue por ello, que el lema en la celebración de este 5 de junio fue: “Siete mil millones de sueños. Un solo planeta. Consume con moderación”. Así qué se concluye indicando que vivir teniendo en cuenta los límites planetarios es la mejor estrategia para asegurar un futuro sostenible.

El bienestar de los seres humanos no puede suponer un cobro a la Tierra. Desarrollarse de forma sostenible, significa hacer más con menos. Es darse cuenta de que mantener las actuales tasas del uso de recursos naturales e impactos medio ambientales, no permitirá continuar con el crecimiento económico actual. Esto sucede con el tránsito vehicular del Valle de México: su aire, viento y lluvias, recursos naturales al fin, no soportan ya la actividad económica de esa región.

PIENSA GLOBALMENTE, ACTÚA LOCALMENTE

Es de resaltarse las labores de reforestación realizadas en el paraje “El Arenal” de Santiago Tlacotepec, en el municipio de Toluca. No tanto por la cantidad de árboles sembrados o por la acción en sí. El punto relevante fue la ubicación del predio pues se ubica precisamente en la parte alta de cuencas que por su estado físico y deterioro generan problemas de inundación aguas abajo, sobre todo por la retención del producto erosionado en las áreas tributarias.

La magnitud y frecuencia de las inundaciones son, hoy en día, mayores y más frecuentes por el cambio de uso del suelo. La siembra de árboles es una de las mejores estrategias para impedir el avance de las zonas urbanas.

Lo ideal sería sembrar árboles en función de obtener el mayor beneficio, en este caso reducción de inundaciones, pero los promotores de la reforestación se enfrentan año con año a la misma y vergonzosa dificultad: la negativa de los poseedores de predios a permitir la reforestación. Hace falta legislar en la materia.

Reciban un abrazo de su amigo, Luis Eduardo Mejía Pedrero. Comentarios al correo luislalo@yahoo.com.mx Twitter @cuencalerma o por Facebook

Leave a reply