sin-ton-ni-son-nuevo2-620x420

SIN TON NI SON

Francisco Javier Escamilla Hernández

Gabriel García Márquez es, tal vez, más que ningún otro autor (y mira que hay muchos y muy buenos), quién logró captar la atención del mundo entero acerca de la literatura latinoamericana, en especial del siglo XX. En sus cuentos y en sus novelas logró plasmar la historia y las costumbres de la gente de su continente natal, a través de una narrativa que combina hechos reales con profundas disertaciones de mito y fantasía.

Gabriel García Márquez nació en Aracataca, al norte de Colombia, en 1927 y murió en la Ciudad de México en 2014. Creció rodeado por historias familiares que le contaba la gente mayor, una y otra vez, especialmente sus abuelos maternos y sus tías. Tras un breve paso por la universidad, trabajó como periodista en varias agencias de información extranjeras; vivió en Francia, Venezuela, Estados Unidos y México. Empezó a escribir cuentos de ficción a mediados de los años cincuenta y fue en 1961 cuando publicó su primera gran obra, la colección de cuentos “El coronel no tiene quien le escriba”.

Su obra maestra es “Cien años de Soledad” escrita en 1967, donde relata la vida de seis generaciones en el pueblo de Macondo, pueblo producto de su imaginación, claro.  Relata la historia de la localidad y de sus fundadores, la familia Buendía, donde se ve reflejada los patrones históricos de América Latina: a medida que Macondo entra en contacto de forma creciente con el mundo exterior, su aislamiento pastoral virgen deja paso a guerras civiles, dictaduras, tensiones laborales y otras adversidades que vienen ligadas a su transición hacia la modernidad. En la novela, la historia se va desarrollando de manera cíclica a medida que tanto los individuos como las colectividades van repitiendo los mismos errores una y otra vez, un hecho que el escritor resalta otorgando a los personajes de distintas generaciones de la familia Buendía los mismos nombres.

La gran mayoría de las obras de García Márquez ilustran el género que ha sido bautizado como “realismo mágico”, el cual se identifica como una mezcla de una representación realista muy detallada y notables elementos fantásticos y sobrenaturales. En la novela mencionada anteriormente, entre otras cosas, Macondo sufre una tormenta torrencial que dura cinco años, en otro momento aparece una lluvia de flores amarillas al morir un personaje y otro pasaje narra el nacimiento de un bebé con cola de cerdo, debido a un matrimonio entre primos. En el contexto del realismo mágico, estos acontecimientos se aceptan como algo normal, y los personajes los observan sin ningún sobresalto.

Muchas de las obras de este prominente autor comparten como escenario el mismo universo ficticio, e incluso coexisten personajes y localidades que aparecen en más de un cuento o novela.

Después de otras dos grandes obras “El otoño del patriarca” escrita en 1975 y “Crónica de una muerte anunciada”, 1981, Gabriel García Márquez recibió el Premio Nobel de Literatura en 1982. Sus obras han sido traducidas a varios idiomas y se han vendido decenas de millones de ejemplares, lo cual lo ha convertido en uno de los pocos novelistas contemporáneos que han gozado ambos: el reconocimiento de los críticos y la aceptación popular, con éxito.

Comentarios:     fjescamilla53@gmail.com        Twitter: @_copitoo

 

Leave a reply