sin ton ni son nuevo

SIN TON NI SON

La yihad. El término árabe yihad contiene insinuaciones negativas y, aunque es común que se traduzca como “guerra santa”, también contiene el significado de “esfuerzo en el camino de Dios”. El esfuerzo que describe la yihad es el que debe realizarse cuando se lucha con el islam. Este esfuerzo puede significar la lucha interna por llegar a ser un musulmán mejor o la lucha contra el mal a través de los escritos, los sermones o el estudio. Los místicos musulmanes distinguen entre la yihad mayor y la yihad menor. La guerra santa se considera yihad menor, en tanto que la lucha interna con la propia alma es yihad mayor. Debido a los acontecimientos que han sucedido últimamente se ha puesto mucho empeño en el significado de guerra santa de la yihad, aunque se debería dar una mirada a la historia del islam. Después de viajar a Medina, Mahoma reunió a sus seguidores y atacó y derrotó la ciudad de La Meca. A partir de entonces, se dedicó a extender el islam por toda Arabia, de ahí que los musulmanes dividan tradicionalmente el mundo en dos partes: Dar al Islam y Dar al Harb. La primera es la tierra del islam, donde éste prevalece y la segunda, en cambio, es la tierra de la guerra, allí donde el islam aún no ha llegado. Hay quienes opinan que esta división sugiere que los musulmanes tendrán que luchar hasta que en el mundo sólo haya musulmanes; sin embargo, no tiene por qué ser así necesariamente. Muchos recuerdan a Mahoma como un gran guerrero, aunque es conveniente recordar que hasta los 53 años de edad fue en primera instancia sacerdote y posteriormente comerciante y sólo se dedicó a la guerra los últimos diez años de su vida. A medida que el imperio musulmán se ampliaba por la península Arábiga, hasta África, Asia y Europa, los musulmanes se iban encontrando con más gente que ya era monoteísta y además sufrieron derrotas militares. Fue así como la expansión del islam se detuvo significativamente y se volvió menos brutal, al tiempo que muchos líderes musulmanes empezaron a considerar la posibilidad de una coexistencia pacífica.

Cambiando de tema y para concluir con la educación en México y en el Mundo señalaré que en el documental del periodista Carlos Loret de Mola se puede apreciar como la educación en las comunidades rurales en la actualidad es escasa o nula, tal vez debido a lo disperso de la población. Carlos Elizondo Mayer-Serra señala: en México… “el mérito no importa mucho, y los más desprotegidos se quedan sin educación, y si la tienen es de mala calidad”. El mismo autor presenta datos estadísticos: “La cobertura educativa en México es limitada. En 2008, el 46% de la población mexicana contaba con educación primaria terminada, sólo el 21% tenía la secundaria terminada, y aproximadamente 17% había terminado la preparatoria (o su equivalente). Sólo el 16% de los mexicanos tenía algún grado de educación superior”. Más estadísticas proporcionadas por el mismo autor: “Durante décadas nunca supimos cuál era la calidad de nuestra educación. Las pruebas que se llegaron a hacer se guardaron celosamente en un cajón. Ahora sí lo sabemos: la evidencia internacional comparada muestra que nuestro sistema educativo, además de contar con poca cobertura, es muy malo. Los datos del estudio PISA (Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos) que realiza la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) son contundentes. Más de la quinta parte de los estudiantes mexicanos (21.9%) no llega al nivel 1 de matemáticas (en escala del 1 al 6), el de competencias mínimas que sólo pide responder ejercicios sencillos. En la prueba verbal, 25.5% de los estudiantes mexicanos está en el nivel 1 y 14.6 no llega siquiera a éste, para fines prácticos son analfabetas funcionales, pues no son capaces de hallar información simple en un texto…El sistema educativo mexicano no produce casi ningún estudiante en los dos niveles más altos del PISA”.

Comentarios:  fjescamilla53@gmail.com                           Twitter @_copitoo

 

Leave a reply