Publicado en Columnas

Dilema moral feminista

Martes, 02 Marzo 2021 21:08 Escrito por 

Entiendo que muchas feministas están haciendo labor por crear y generar nuevas oportunidades para las mujeres y así encontrar un equilibrio entre las oportunidades entre hombres y mujeres, sin embargo, existe otro grupo de mujeres que se mencionan feministas y que además de lo anterior, identifican en casi todas las esferas sociales, múltiples oportunidades de demostrar la superioridad de la mujer sobre el hombre. A este último grupo de feministas, algunas corrientes les denominan “hembristas”.
El dilema que planteo en esta opinión, está en observar que la mayoría de las religiones establecen como doctrina fundamental, la abstracción de la mujer como una cosa, como “no desearas la mujer de tu prójimo”, “apedrear a la mujer adúltera”, “tener las mujeres que tu riqueza pueda soportar” y en general las religiones alrededor del judaísmo (catolicismo, cristianismo, etc.) que colocan a una mujer en un segundo plano o como fundamento de la perdición humana.
Este tipo de doctrinas generan un punto de oportunidad en esa doctrina que pretende la igualdad del hombre y la mujer en sociedad, pero que tan profundo es este arraigo como para dejar de ser parte de ese grupo religioso.
El INEGI establece que hay casi 83% de comunidad católica, eso quiere decir que las feministas que han llevado su ideología al límite y demuestras sus pretensiones en el escenario político, o no siguen al pie de la letra su propia ideología o definitivamente no son un grupo que pese en el ámbito electoral.
Si las nuevas generaciones han observado múltiples puntos de oportunidad, en los cuales puede observarse una ideología contraria a esa igualdad, como la canción de “Ingrata” y “Mátalas”, y que aunque pudieran verse como algo exagerado, debemos entender que existe cierta razón en ello, pero me parece que el verdadero adoctrinamiento no está en el arte, como películas, canciones, caricaturas, series o cualquier otra manifestación artística, puesto que el arte más bien es la manifestación de la propia sociedad, es un espejo; el verdadero adoctrinamiento de igualdad debe iniciarse desde la escuela, la familia ya la religión.
En este punto anterior, queda entonces la interrogante de si el feminismo debe tomar este campo aún no explorado de la religión, o si las feministas deben optar por religiones distantes al catolicismo. ¿qué opinan ustedes?

Visto 213 veces
Valora este artículo
(0 votos)