sin-ton-ni-son-nuevo2-620x420

SIN TON NI SON

 

Francisco Javier Escamilla Hernández

EL AGUA.

A pesar de ser tan común el agua es extraordinaria. Está en todas partes. Adoptando la forma de océanos, campos de hielo, lagos y ríos. Toda esta agua ya existía cuando la tierra se formó y la vida se formó en los primitivos océanos del planeta. El agua sigue sustentando todas las formas de vida: algunos organismos de gran simplicidad pueden existir sin aire, pero ninguno puede desarrollarse sin agua. El agua ha dado origen a grandes civilizaciones, y a veces también fue la causa de su destrucción. En el transcurso de cientos de millones de años ha sido uno de los principales agentes en la estructuración y reestructuración de la superficie terrestre. Congelada en serpenteantes glaciares, ha esculpido el paisaje formando vastas depresiones y labrado los lechos de los lagos, ha cambiado el curso de los ríos y arrastrado tierra y rocas a lo largo de increíbles distancias. Como lluvia que cae o como río que fluye, nivela enormes montañas, crea extensos valles y abruptos cañones, acabando por desmoronar hasta las más duras rocas. Como furiosa marejada o como suave onda que besa la playa, roe sin interrupción los litorales, transformando el perfil de las islas y los continentes. Determina el clima, forma el suelo que sustenta siembras y bosques y, como vapor o fuerza hidroeléctrica mueve la maquinaria que actualmente mueve al mundo.

El agua como sustancia química es única y como solvente universal es poderosa.

El agua es un elemento que hay que cuidar y amar.

Yo, amo el agua.

Comentarios:         fjescamilla53@gmail.com            Twitter: @_copitoo

Leave a reply