sin-ton-ni-son-nuevo2-620x420

SIN TON NI SON

 

Francisco Javier Escamilla Hernández

El número 7, ¿es mágico?, ¿es perfecto? Desde la antigüedad, este dígito Está rodeado de un halo de misterio. Para Pitágoras era el número perfecto, Dante lo usaba en sus obras y en el libro de libros, la Biblia, se menciona con frecuencia. ¿Qué secreto oculta? De las siete maravillas del mundo a los siete pecados capitales, las claves de una cifra que tiene poder en sí misma.

El 7 es considerado un número mágico porque se compone del sagrado número 3 y del terrenal número 4; estableciendo, así, un puente entre el cielo y la tierra. Si se asocia el número 4 a la tierra con sus cuatro elementos y sus cuatro puntos cardinales, con el sagrado número 3 que simboliza la trinidad, la perfección, se llega al número 7, que representa la totalidad del universo en movimiento.

Hipócrates, padre de la medicina, menciona que: “El número siete, por sus virtudes ocultas, tiende a realizar todas las cosas; es el dispensador de la vida y fuente de todos los cambios, pues incluso la Luna cambia de fase cada siete días, este número influye en todos los seres sublimes”.

Su simbología se obtuvo, probablemente, a partir del cielo, donde los siete planetas clásicos forman un todo: el septenario. El Sol, la Luna y los planetas visibles: Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno. La inmensa mayoría de símbolos de siete elementos en el mundo entero derivan de este modelo celeste de las siete esferas.

Hay, además, una gran concordancia entre el número 7 y el 12: como 3 y 4 suman 7, tres veces 4 hacen 12, que son los planetas y los signos derivados de la misma raíz y participan con el 3 por la divinidad y con el 4 de la naturaleza de lo inferior.

El 7 está en todo

Se pueden encontrar tantas relaciones y aplicaciones del septenario (el nombre que se le da a los siete planetas clásicos en Astrología y, por extensión, a todo aquello que consta de siete elementos) que sería difícil enumerarlas todas. Revisando algunas: el número 7 está presente en la semana compuesta por siete días y en las fases lunares que duran siete días cada una y, a través de las cuales, surge el mes.

La Lira, el instrumento sagrado de Apolo, consta de siete cuerdas que originaban los tonos de los siete planetas, los cuales elevaban el espíritu del hombre. Los siete colores del arco iris también nos muestran al septenario como regulador de vibraciones. Y qué decir de las siete notas musicales.

Comentarios: fjescamilla53@gmail.com                         Twitter:@_copitoo

 

Leave a reply