sin ton ni son nuevo2

SIN TON NI SON

Francisco Javier Escamilla Hernández

Vincent van Gogh, que tan sólo vivió 37 años (1853-1890), es considerado como uno de los más grandes artistas de todos los tiempos, además de haberse convertido en la imagen del genio que no ha sido comprendido, aparte de haber llevado una vida atormentada. Es paradójico que sus obras actualmente estén cotizadas, literalmente, en millones de dólares mientras que cuando estuvo vivo vendió un solo cuadro.

Van Gogh nació en Zundert, Holanda y fue hijo de un sacerdote protestante. A los 16 años fue aprendiz en una empresa que comerciaba arte, de nombre Goupil & Company, primero en La Haya y posteriormente en Londres. Habiendo tenido poco éxito como comerciante en 1875 decidió formarse como sacerdote, y ejerció como tal durante un breve lapso, ya que fue expulsado del clero por haber regalado todos sus bienes y las autoridades clericales no estuvieron contentas con que Vincent se tomara tan al pie de la letra los principios cristianos.

Van Gogh fue autodidacta ya que aprendió a pintar a fuerza de copiar grabados y leer libros; su actividad artística sólo duró diez años, de 1880 a 1890 y fue influenciada por los pintores realistas de la época, así se puede apreciar en su obra “Aldeanos comiendo patatas” (1885), donde se observa el marcado estilo de Jean-Francois Miller (1814-1875), en cuanto a la técnica y también al tema.

En 1886 se estableció en París, donde compartió hospedaje con su hermano Theo, quién se dedicaba, justamente, a comerciar con arte y a partir de entonces apoyó a Vincent durante prácticamente toda su vida. Este apoyo resultó determinante, ya que a través de Theo fue como Van Gogh llegó a conocer a Paul Guauguin, Georges Seurat, Camille Pissarro y Claude Monet.

Después de dos años de una actividad artística bastante dinámica, se trasladó a Arles, en el sur de Francia, con la finalidad de pintar la vida del campo. En octubre de 1888 invitó a Gauguin para que trabajaran juntos, y así sucedió, hasta que en la Navidad de ese año discutieron y Van Gogh se cortó una oreja, la cual, según quedó asentado en un reportaje de un periódico de la época, se la regaló a una prostituta. Con este acontecimiento se cree reconocer el primer síntoma de la enfermedad mental que caracteriza a Van Gogh.

En mayo de 1889 de manera voluntaria fue ingresado en el hospital psiquiátrico de Saint-Rémy, lugar donde pintó uno de sus trabajos más reconocidos, “Noche estrellada”. Un año después se trasladó a París a la casa de un médico homeópata; en julio de 1890, víctima de una depresión severa se disparó en el pecho falleciendo dos días después.

Posterior a su muerte, como suele suceder, su reputación fue en ascenso continuo; en una exposición realizada en 1901 se mostraron 71 pinturas suyas. Casi un siglo después, en 1987 su pintura “Lirios” se vendió en menos de 100 dólares. Tres años más tarde otra de sus obras se vendió en la estratosférica suma de 82.5 millones de dólares. Actualmente 1250 pinturas y otro millar de bocetos de este incomparable artista se encuentran distribuidos por todo el mundo; la mayor colección se ubica en el museo Van Gogh de Ámsterdam. VISÍTALA.

Comentarios:   fjescamilla53gmail.com                   Twitter: _copitoo

Leave a reply