sin ton ni son nuevo2

SIN TON NI SON

Francisco Javier Escamilla Hernández

Volviendo al tema de la ciudad, diversas son las formulaciones y heterogéneos los criterios contemplados a la hora de definir qué es una ciudad. Con frecuencia, no se plantea una definición para las ciudades como forma de asentamiento humano y que sea válida en cualquier lugar o en cualquier momento de la historia. Es mucho más habitual que se proponga el concepto de ciudad para un contexto determinado. Así, se habla de la ciudad "antigua", de la "ciudad medieval" o de la "ciudad moderna", o si se quiere, incluso, de la "ciudad postmoderna". Con ello se trata de especificar una forma concreta de ciudad, una ciudad con adjetivos que acaba resultando en una descripción de un determinado tipo de ciudades en momentos y contextos históricos concretos.

Por su parte, el urbanismo suele comprenderse como expresión de la ciudad. Así, dicho término frecuentemente es empleado como la expresión territorial de la ciudad, como la ciudad concretada en el mundo físico. Sin embargo, en su utilización se mantiene una cierta confusión. Se conserva en cierta manera el sentido etimológico originario latino, donde la Civitas era el conjunto de ciudadanos, de hombres con derechos plenos, mientras que la Urbs era la ciudad en sí, físicamente constituida como emplazamiento de la Civitas. Con ello, la ciudad y lo ciudadano se han entendido como la forma política e institucional de una realidad urbana, del urbanismo.

Existen muchos matices que podrían derivarse de estos dos campos conceptuales, pero aquí tan sólo deseo mostrar un razonamiento de la ciudad como realidad social, como realidad del espacio social y como forma del asentamiento de una comunidad. De esta manera se puede decir que la ciudad, como comunidad, tiene una expresión material: el urbanismo, es decir, que las comunidades sociales ciudadanas se asientan en espacios estructurados de forma urbana. Las ciudades vienen asociándose con sociedades donde explotación y estado están presentes: la especialización de trabajos urbanos y rurales se vincula a disimetrías sociales. Sin embargo, la especialización (reparto de tareas) y las ciudades no presuponen la explotación de un grupo sobre otro.

Al entender la ciudad como comunidad humana, obviamente, cuenta con lugares donde se hacen realidad las prácticas sociales, o sea, con lugares sociales donde se efectúan las actividades que involucran a mujeres, hombres y objetos materiales, donde se realiza el trabajo (económico o político-ideológico), donde se usan, consumen, disfrutan o sufren los productos y donde se establecen las relaciones entre sujetos. La comunidad de la ciudad, al igual que otros contextos de relaciones sociales, tiene sus propios espacios, su propia estructuración del espacio social. Y si para la ciudad esos espacios son los espacios urbanos, para los grupos domésticos, por ejemplo, sus espacios son las unidades domésticas, los edificios donde los mismos realizan sus prácticas sociales.

Creo que lo que me fascina es el urbanismo, pero no queda de lado, para nada, la comunidad social que integra a la ciudad.

 

Comentarios: fjescamilla53@gmail.com           Twitter: @_copitoo

 

Leave a reply