sin-ton-ni-son-nuevo2

SIN TON NI SON

 

Francisco Javier Escamilla Hernández

Como Shakespeare y Cervantes son considerados por los críticos los dos más grandes escritores de la historia, existe alrededor de ellos una serie de leyendas o fantasías que pretenden, de alguna manera, unir sus vidas. Una de estas, por demás interesante, es la de la fecha de su muerte. Como todos sabemos, el 23 de abril de cada año se celebra el Día del Libro, porque conmemora la muerte de William Shakespeare y Miguel de Cervantes, acaecida ese día de 1616. Sin embargo, se ha revisado esta situación deduciendo que las defunciones no sucedieron el mismo día, pues existía un desfase entre los calendarios de Inglaterra y España. En 1582, el Papa Gregorio XII adelantó 10 días el calendario, por eso se llama calendario Gregoriano, de modo que el día 5 de octubre pasó a ser el 15 del mismo mes. Sólo Francia, Italia y España adoptaron inmediatamente este cambio. En 1616 una buena parte de los países europeos ya habían adoptado el calendario gregoriano, que es por el que nos regimos en la actualidad, pero en Inglaterra aún se usaba el juliano. Es decir, que Shakespeare murió el 23 de abril de 1616 en Inglaterra, pero era el 3 de mayo en los países en los que ya se había adaptado el calendario gregoriano, que llegó a Inglaterra en 1752.  Así, para los ingleses, Shakespeare murió el 23 de abril, pero para los países católicos ocurrió el 3 de mayo. Por lo tanto, sí murieron en la misma fecha, pero no el mismo día.

Hay otros que dicen que Cervantes falleció en Madrid el día 22 de abril, pero su muerte se consignó al día siguiente en los registros de San Sebastián, su parroquia, pues en la época se registraba la fecha del entierro.

Pero no es la única coincidencia que se pretende haya existido entre estos dos personajes, hay una que dice llegaron a conocerse personalmente, lo que no es verdad, según los estudiosos del tema. Parece seguro que Shakespeare leyó la primera parte de "El Quijote", lo que le llevó a escribir una obra que retoma el personaje de Cardenio, que aparece en un episodio del Quijote. Por desgracia ese trabajo se perdió, pero hay registros que prueban que la obra de Shakespeare, titulada originalmente "Cardenna" se representó al menos una vez en el invierno de 1612. Pese a esa falta de pruebas, hubo una época en la que se extendió una teoría que afirmaba que "quizás ambos fueran la misma persona". Hasta Carlos Fuentes contribuyó a extender este mito al recogerlo en un libro de ensayos publicado en 1988.

Alimentando la imaginación se ha escrito acerca de un posible encuentro entre estos dos genios, así el escritor inglés Anthony Burgess narra en su cuento "Encuentro de Valladolid" una reunión entre los dos escritores con motivo de un tratado de paz entre Inglaterra y España. Asimismo, el dramaturgo británico Tom Stoppard, recreó la conversación que podrían haber sostenido Shakespeare y Cervantes si el español hubiera formado parte de la delegación de su país que acudió a Sommerset House de mayo a agosto de 1604 para negociar la paz entre los dos países.

A fin de cuentas, al analizar las obras de los dos genios, lo verdaderamente importante es la coincidencia en los estilos y contenidos de sus obras. Pero esas similitudes de estilo se pudieron deber al simple motivo de que los dos escritores coincidieron en una época y tuvieron influencias culturales parecidas, además de las mismas fuentes de información y hasta de inspiración, lo que les llevó a ofrecer producciones literarias semejantes.

Comentarios: fjescamilla53@gmail.com                              Twitter: @_copitoo   

 

Leave a reply