politica-ambiental-nuevo-620x420

POLÍTICA AMBIENTAL

Por Ing. Luis Eduardo Mejía Pedrero

 

La infraestructura hidráulica de las ciudades va envejeciendo y tal es el caso del alcantarillado de la Ciudad de Toluca, que en su centro histórico aún conserva atarjeas de barro o de mampostería, que datan de principios del siglo XX.

Por la complejidad de las obras y sus costos, no es factible la sustitución total de esta infraestructura por lo que el reto para la administración municipal, que encabeza el Prof. Fernando Zamora Morales, consiste en sentar las bases para la modernización del drenaje de la capital a fin de manejar el agudizamiento de las lluvias por el cambio climático y la impermeabilización de las cuencas por el desarrollo urbano.

Recientemente se están realizando análisis para utilizar en Toluca un enfoque innovador denominado “sistemas de drenaje urbano sostenible” (SUDS), compuesto por “aquellos elementos participantes en el drenaje de las ciudades que, además de reducir el caudal circulante por la superficie de la misma, consiguen también disminuir de forma notable la cantidad de contaminantes que arrastra el agua de escorrentía”, todo bajo criterios de Hidrología Urbana.

El término SUDS es más usual en Reino Unido; en los Estados Unidos se denominan “mejores prácticas de manejo” (del drenaje urbano) o BMP (por sus siglas en inglés) y en América Latina, “mejores prácticas de control” (MPC).

El concepto no solo implica estructuras diferentes para retener, detener, infiltrar o regular los flujos de aguas pluviales, sino por ejemplo, mantener limpias las superficies de escurrimiento para evitar la contaminación de aquéllas. Así, existen técnicas estructurales y no estructurales de drenaje urbano sostenible.

Una definición más amplia es que los: “elementos integrantes de la infraestructura urbano-hidráulico-paisajística cuya misión es captar, filtrar, retener, transportar, almacenar e infiltrar al terreno el agua, de forma que ésta no sufra ningún deterioro e incluso permita la eliminación, de forma natural, de al menos parte de la carga contaminante que haya podido adquirir por procesos de escorrentía urbana previa. Todo ello tratando de reproducir, de la manera más fielmente posible, el ciclo hidrológico natural previo a la urbanización o actuación del hombre”.

El objetivo de los SUDS es manejar las aguas pluviales desde el momento en que tocan el suelo, buscando no sólo captarlas y conducirlas, sino laminar la cantidad de agua, mejorar su calidad mediante procesos naturales y dar un servicio a la ciudadanía con la mejora del paisaje urbano y la recuperación de hábitat naturales dentro de las ciudades.

Las medidas no estructurales de drenaje urbano sostenible pueden comprender: programas de educación y participación ciudadana, limpieza y mantenimiento periódicos de los conductos y superficies que transportan las aguas pluviales,  control de la aplicación de herbicidas y fungicidas en parques y jardines, control de conexiones ilegales de drenaje sanitario en redes pluviales., preparación para el control eficaz de vertidos accidentales, así como promoción de la cosecha de aguas de lluvia por parte de los ciudadanos en sus viviendas particulares y de los domicilios de establecimientos industriales o comerciales.

Entre las medidas estructurales se encuentran: áreas de biorretención, cubiertas vegetadas, cunetas verdes, depósitos de lluvia, depósitos enterrados de detención, depósitos superficiales de detención, depósitos y estanques de infiltración, drenes filtrantes o franceses, estanques de retención, estructuras de detención multifacéticas, filtros de arena, franjas filtrantes, humedales artificiales,  pozos y zanjas de infiltración y desarrollo de superficies permeables

En ocasiones, su implementación requiere de una inversión adicional, que debe ser evaluada contra los beneficios potenciales que genera para la reutilización de las aguas y la disminución de costos de conducción, bombeo, tratamiento y disposición de las aguas residuales. La exposición detallada de este enfoque alternativo de drenaje urbano rebasa el alcance de esta unidad. Basta añadir que, ante la perspectiva de eventos de tormenta más frecuentes e intensos, en el contexto de la variabilidad climática que ya sufren nuestras ciudades, la implementación de SUDS puede ser un eficaz medio de adaptación.

Para ello, existe una abundante bibliografía sobre el tema, aun cuando en México todavía no existe un marco reglamentario ni se han instrumentado incentivos para promover los SUDS, Toluca puede ser la ciudad que ponga el ejemplo a nivel nacional.

PIENSA GLOBALMENTE, ACTÚA LOCALMENTE

Han terminado los poco más de cuarenta días que se tuvieron de una “canícula adelantada” que ahuyentaron un poco las lluvias en el Valle de Toluca. Viene el cierre del temporal que consiste en las tres semanas que se consideran las más lluviosas del año y que por lo general es cuando se presentan las inundaciones con mayor regularidad. La labor realizada por las autoridades es minúscula cuando se ve la magnitud de las cantidades de basura y residuos sólidos que saturan nuestros ríos. “Es cuento de nunca acabar”. Actuemos de manera responsable y solidaria. Se trata de no tirar basura pero también ayudar a todos colaborando en la limpieza de canales, zanjas, drenes, barracas, arroyos y cauces para compartir la responsabilidad de dar solución a un problema que generamos todos.

Reciban un abrazo de su amigo, Luis Eduardo Mejía Pedrero. Comentarios al correo luislalo@yahoo.com.mx Twitter @cuencalerma o por Facebook

Leave a reply