politica-ambiental-nuevo-620x420

POLÍTICA AMBIENTAL

La Hidrología trata sobre el agua de nuestro planeta, su existencia, ocurrencia, circulación y distribución; sus propiedades físicas y químicas y su influencia sobre el medio ambiente, incluyendo su relación con los seres vivos.

Las ciencias que forman parte de la Hidrología como la Meteorología, Limnología, Potamología, la Oceanografía y la Geohidrología, entre otras, están íntimamente ligadas en función del lugar de nuestro planeta donde se ubique el agua: atmósfera, lagos, ríos, mares y el subsuelo.

A partir de este concepto, la Ingeniería Hidrológica incluye aquellas partes del campo del saber que atañen al diseño y operación de Ingeniería para el control y uso del agua y se apoya otros técnicos como los Agrónomos, Químicos, Forestales o Geólogos; por lo que los Hidrólogos con frecuencia son líderes de proyectos del desarrollo regional al tomar como base uno de los recursos naturales más importantes de nuestro planeta, luego de la energía y el aire.

Sin embargo, los especialistas en Hidráulica no solo se supeditan al diseño de obras hidráulicas sino a la operación de las mismas, tomando como base la variación temporal y espacial del recurso. Caso cercano es la operación de las presas del Acueducto Cutzamala y su distribución entre la Ciudad de México y los municipios beneficiados del Estado de México.

De la misma manera, los estudios de disponibilidad de agua por cuenca, caudal ecológico y zonas ambientales, elaborados y calculados por Hidrólogos, sirvieron como base para la reciente emisión de los decretos de zona de reserva de agua superficial que tanta polémica han generado.

Cómo el ejemplo anterior, los estudiosos del agua dan pautas para el diseño de políticas públicas para que dicho recurso sea utilizado en beneficio de la ciudadanía y del ambiente.

¿Y qué son las políticas públicas? Las políticas públicas son acciones de gobierno con objetivos de interés público que surgen de decisiones sustentadas en un proceso de diagnóstico y análisis de factibilidad, para la atención efectiva de problemas públicos específicos, en donde participa la ciudadanía en la definición de problemas y soluciones.

Así en nuestro país, se han desarrollado diversos instrumentos de gestión del agua para aplicar las políticas públicas en la materia: Instituciones, como la Comisión Nacional del Agua o los organismos operadores municipales; Marco jurídico para la preservación y uso del vital líquido, como la Ley de Aguas Nacionales, la Ley del Agua del Estado de México o las atribuciones municipales; Sistema financiero y tributario, como la Ley Federal de Derechos o el Código Financiero del Estado de México y finalmente, los Mecanismos de participación ciudadana como los COTAS, Consejos de Cuenca, Foros, Cátedras y los nuevos esquemas de gobernanza que se empiezan a instaurar.

PIENSA GLOBALMENTE, ACTÚA LOCALMENTE

Toda región, ya sea un continente, país o municipio, requieren de un diseño de políticas públicas, así como del diseño y operación de infraestructura hidráulica a fin de que el ambiente y la ciudadanía tengan una vida de calidad, libre de riesgos y sustentable. No es una labor donde se pueda improvisar.

Para asesoría y apoyo en el rubro, a la ciudadanía le sugiero acudir a los organismos operadores de su municipio, a la Comisión del Agua del Estado de México, a la Comisión Nacional del Agua, a la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento o a la Universidad Autónoma del Estado de México donde con gusto, profesionistas en la materia les atenderemos.

Reciban un abrazo de su amigo, Luis Eduardo Mejía Pedrero. Comentarios al correo luislalo@yahoo.com.mx Twitter @cuencalerma o por Facebook

Leave a reply