guionbajoatole

EL VALLE DEPORTIVO

 

Pedro Eric Fuentes López

Es cierto, mucho se habla, y hablará del futbol; de a poco saltan a la esfera cotidiana miles de directores técnicos quienes ávidos de ser escuchados, elevan sus plegarias al cielo, cruzan los dedos para que sus emociones entrelazadas con sus aspiraciones y pronósticos se hagan realidad; discuten, gritan, alardean, se enfrascan en guerra de lenguaje con otros tantos; defienden a capa y espada su razón, aun cuando no saben con exactitud si la tienen; acuden a los lugares donde saben que el solo hecho de su presencia iluminará el paso de los segundos, de los minutos y quizás, hasta de las horas; a veces coinciden, otras tantas solo reciben asentamiento de cabeza para evitar confrontaciones innecesarias; están los estudiosos, los estadísticos, los anecdotecnicos (me acabo de inventar este mote, con relación a la fusión de ambos conceptos) también los soñadores e ilusorios, por supuesto que también están los exquisitos realistas que suman más mentadas de madre que un árbitro, porque presagian lo que muchos no quisiéramos que fuera verdad…

Pero ahí está el show. En cada ocasión, todos nos volvemos técnicos y hasta ofendemos o vanagloriamos ciertos momentos (los menos eh) porque tan solo una pizca de igualdad representa cierta validez de nuestra osada algarabía deportiva. Caray!

Todos hemos sido técnicos imaginarios alguna vez. Por supuesto hago de lado y no señalo a los profesionales, a quienes han estudiado para ello y les alcanza para eso y para más, me estoy refiriendo al mundo soñador, al imaginario, al de bonanza y esperanza, ese que por momento mágicos al son de un poco más de dos horas, nos traslada al universo de la agónica alegría, que ironía no? a veces en un minuto estás en la gloria y en la quema en un santiamén…pero así es la pasión!

Resulta que junio y julio son meses trascendentales en todas las esferas de la humanidad, todas! Pero el deporte es tan significativo que no escapa a su gran aporte de sanidad momentánea y caray, el futbol nunca será la excepción, aunque también debemos reconocer que es el mediador por excelencia que existe sobre la fas del planeta.

Y comparto tal como lo asegura Alejandro Jodorowsky que: “el fútbol tal y como lo conocemos hoy “fue creado por una sociedad esotérica inglesa, aplicando en su esquema principios de la alta magia. Se juega sobre un rectángulo verde, siendo el verde el color que simboliza la eternidad. Los jugadores de un partido de fútbol son 22, tantos como los 22 arcanos mayores del tarot o los 22 polígonos regulares. En el centro de la cancha hay un círculo con un punto en el medio: símbolo del oro, en la alquimia, o del sol o del Dios esotérico…”

Seguro que cada uno de nosotros, nos guste o no el balompié, podemos sacar nuestras propias conclusiones. Lo importante es dejar de ser espectadores pasivos y animarse a aplicar todas las lecciones que nos puede dar el fútbol en la vida diaria…

Y justamente cuando nos embarga el síntoma mundialista con la Copa de la especialidad en Rusia, ya tendremos oportunidad de ampliar sobre el particular, porque en este Valle, hoy abro y presento uno más que no debe pasar siquiera desapercibido, máxime cuando hay nuevos horizontes y que también están para destacar. Miren.

Será a partir de este 7 y hasta el 17 de junio, cuando un equipo Tricolor, uno que casi que nadie ve o no le dan la debida importancia y mucho menos difusión y promoción, me refiero a la selección mexicana de débiles visuales, que debutará en Madrid en la Copa del Mundo de la especialidad. Sí, nuestros amigos con esta sabiduría de vida, con esas ganas inmensas de quererse devorar al mundo a pesar de sus limitación, vibrarán y harán lo propio con sus familias y quienes están muy ligados a ellos, por su intervención en la justa mundialista. Que orgullo carajo, que haya más hombres (en esta ocasión) que pongan pecho a las balas y salgan al terreno de juego en busca de su yo, al ritmo de un balón.

Me llama poderosamente la atención el tema. Los seleccionados mexicanos con grado de ceguera B1, calificación que se les da a las personas que tienen un resto visual de menos del 10 por ciento, tienen (infortunadamente) glaucoma congénito o retinosis pigmentaria, una enfermedad que afecta la capacidad de la retina para responder a la luz, entre otras.

Hoy, aquel niño es el delantero de la selección mexicana y tiene una misión en la vida: seguir siendo triunfador! y poner el ejemplo a muchos…o a todos??...

El futbol para débiles visuales sigue las reglas de FIFA con algunas adaptaciones como son: entran a la cancha cuatro futbolistas con ceguera y un portero que sí ve. El balón tiene un cascabel adentro que les ayuda a los jugadores a ubicar dónde está la pelota, la cancha está cercada por cuatro paredes inclinadas y detrás de cada arco hay un guía, que da las indicaciones.

Al Mundial clasifican 16 países y se forman cuatro grupos de cuatro, del que pasan los dos mejores. México quedó en el mismo sector que el campeón de Europa, Rusia, el campeón de Asia, China, y el subcampeón asiático, Corea del Sur.

Perooooooooo, que les parece que el discurso de nuestros compatriotas es para erizar cada milímetro de la piel; “al Mundial nos vamos a entregar por México, no importa que salgamos lesionados, fracturados, queremos llegar a levantar la Copa del Mundo. Soñamos con levantarla”

Y para que la cuña apriete en otros sectores, acá les dejo esta extraordinaria reflexión que hace unos días, los mundialistas con debilidad visual hicieron en su visita a la selección mexicana que conduce Juan Carlos Osorio: A ver quién llega más lejos en el Mundial...nosotros queremos ser campeones del mundo…

Pásenla bien!!!

 

Leave a reply