d5

Un Derbi de Empate

Por: Jimena Bañuelos (España)

España.- No fue un domingo cualquiera. Fue un domingo de derbi. Muchos sacrificaron la siesta por ver cara a cara al Real Madrid y al Atlético. La expectación era mucha porque los puestos de la Champions están buscando a sus dueños. Eso sí, Simeone ya dejó bien claro que a él lo que realmente le interesaba del derbi era acercarse al Barcelona. Pues bien, salió del Bernabéu con un empate y manteniendo la distancia de cuatro puntos con su eterno rival.

En la previa al encuentro todo son apuestas se lleve o no el cartel de favorito. El Madrid jugaba en su casa. Venía de ganar en la Liga de Campeones y tenía todo a su favor, pero ¡ojo! Porque el Atleti puede presumir de su posición en la tabla, de ganar en la Europa League y de afición. Porque cuando se habla de los hinchas, ahí los merengues no tienen nada que hacer. Los colchoneros acudieron al Santiago Bernabéu con la moral muy alta. Fieles a su coraje y corazón querían frenar las ansias de un Madrid que todavía recordaba la chilena de Cristiano.

Noventa minutos dan para mucho. Pero los primeros cuarenta y cinco pasaron sin pena ni gloria. Hubo ocasiones para los dos conjuntos pero Oblak y Keylor cumplieron a la perfección con el papel que tenían que desempeñar. Los sustos se quedaron en eso porque el marcador no se estrenó. Con un triste cero a cero se llegó al descanso. Los aficionados querían más. En el derbi esperaban espectáculo, pero de momento, éste se hacía de rogar. En el fondo tanto colchoneros como merengues querían gritar con toda su alma la palabra que más adrenalina genera en un momento así. Pero en la primera mitad se quedaron con las ganas.

Menos mal que la segunda parte arrancó bien. Primero, en el cincuenta y tres, Cristiano remató un centro de Bale con la derecha. El uno a cero ponía por delante a los de Zidane, pero poco les duró la euforia a los de la casa blanca. A los dos minutos, Griezmann empató gracias a que cazó un rechace de Navas. Los rojiblancos no estaban dispuestos a regresar al territorio indio sin ningún punto. Y lo consiguieron porque pasaron los minutos y los goles no llegaron. Algunos se desesperaban, otros se conformaban pero lo cierto es que tras el pitido final el Atlético sigue estando por encima del Madrid. Solo hay que fijarse en la tabla. Los de Simeone continúan segundos y el tercer puesto es para el Madrid. Los números no mienten y la realidad es ésta.

Leave a reply