guionbajoatole

Trinchera Global

“Oda para un hombre bueno”

Por: José Edgar Marín Pérez

Antes que nada, quiero agradecer la confianza y la oportunidad de mi amigo José Elías Nader Mata, para colaborar semanalmente en el periódico el Valle. Es así como nace Trinchera Global, que aspira a convertirse en un espacio de reflexión sobre el devenir de la política internacional, las relaciones sociopolíticas de México en el concierto de las naciones y como una zona de crítica constructiva en un mundo globalizado.

Una vez hecho lo anterior y después de reflexionar sobre qué escribir en este número inaugural, quise dedicar éstas primeras líneas a la memoria de un hombre de su tiempo, un gran defensor de los derechos fundamentales, un verdadero hombre universal.

El pasado día 18 de agosto de este año el mundo despertó con una triste noticia, el fallecimiento del que fuera Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, Kofi Annan.

En este sentido, es de destacar la labor que tuviera Annan al frente de dicho organismo internacional del año 1997 al 2006, no sólo por haber sido el primer Secretario General de origen negro, sino por la enorme labor que desempeñó al recibir a la ONU con fuertes problemas financieros, después de conflictos como la guerra de los Balcanes o la guerra civil en Somalia. Sino también, por haber gestado una lucha por controlar a nivel mundial, pero principalmente en África la pandemia de infecciones por VIH – SIDA, o bien, la creación de los objetivos del milenio, así como el rechazo a la intervención norteamericana en Irak durante la presidencia de Geroge W. Bush, o la independencia de Timor Oriental de Indonesia, primer país en independizarse en el siglo XXI.

Éstas y otras acciones, le valieron ser galardonado en 2001 con el Premio Nobel de la Paz. Sin embargo, para la historia quedarán las acusaciones respecto al papel poco contundente que tuvo contra los crímenes de lesa humanidad en Ruanda, o el rechazo por la intervención norteamericana en Afganistán en 2001.

No obstante, la historia que es sabia siempre se ha encargado de poner en la justa medida a los hombres universales como Kofi Annan, aquellos que piensen que existen hombres perfectos se equivocan, los seres humanos somos imperfectos, nos equivocamos y en un espacio como el que se desarrolló como embajador de la paz, no creo que haya sido la excepción.

Empero, considero que las virtudes humanas y las acciones son las que realmente hablan sobre el valor de un hombre, nadie se encuentra legitimado para apuntar con el dedo flamígero a otro individuo, sin antes percatarse que está mal en él.

Finalmente, considero que las gestas, el trabajo y la pasión que le imprimió en vida Kofi Annan a la lucha por la paz y la defensa de los derechos humanos, siempre serán su sello distintivo, sin dejar de soslayar aquello que nos enseñó, que en las relaciones humanas el único fiel de la balanza es y será el amor.

Comentarios y sugerencias: angelnocturno033@hotmail.com    

 

Leave a reply