sotano uno nuevo

SÓTANO UNO

 

Ambulantes, el comercio incomodo

Colofón.- Las televisiones del Congreso

Susurros.- Se acaba la LIX Legislatura

Raúl Mandujano Serrano

Ambulantes, el comercio incomodo.- Para el literato de los cultismos viles, un gran problema en Toluca, en todo el valle de Toluca, que incluye los municipios de Lerma, Zinacantepec, Metepec es el ambulantaje. Pregúntese usted ¿cuánto le afecta o beneficia el que mucha gente venda en las calles? Seguramente le da igual ¿a poco no? Se trata primero de conciencia social, de ese lastimero grito de “pobre gente”, de pensar que al comprarles los apoyamos a intentar vivir con dignidad o lejos de las drogas y la delincuencia.

Pero detrás de ellos hay una mafia no muy fácil de comprender y se explica el amanuense: Se trata de personas que están por todos lados, cuando aborda un camión, en algún mercado, afuera de hospitales, cuando hay tráfico, en ferias o eventos, conciertos, partidos de futbol, bueno, hasta en las fiestas infantiles privadas, y ni que decir de los llamados “temporaleros”, que tan sólo en las fiestas de septiembre, las de navidad e incluso el día de la madre o del niño, escuche bien, por temporada, llegan a obtener ganancias, tan sólo en Toluca, por más de 400 millones de pesos, de acuerdo con Laura Teresa González Hernández, de la Canaco.

En suma, anualmente y en una cuanta no clara, los comerciantes ambulantes del valle de Toluca, logran ganancias por arriba de los 2 mil millones de pesos, en opinión de los comerciantes establecidos. Y entonces la pregunta sería ¿por qué siguen siendo un sector de la población clasificado en pobreza extrema? Simple, porque ellos son empleados de una mafia que los controla, que les da una dádiva o a los jóvenes y niños drogas. Nadie, ni tamaleros, ni hotdogeros, ni eloteros, jugueteros, dulceros, chachareros, vamos, ya ni las indígenas se salvan, nadie vende por iniciativa empresarial o personal, lo hacen porque son captados por gente que si, ellos si son los ganadores de la venta.

Y no se trata de no comprarles, porque lo que ofrecen lleva impregnado un toque de necesidad, curiosidad y antojo, pero si es necesario poner orden, que paguen impuestos, que sus productos puedan ser analizados por instancias de salud y se revise su estatus laboral identificando el origen del producto y de quien lo suministra a los comerciantes.

Recordemos: no es estar en contra de la pobreza ni de ganarse el pan de cada día, es simplemente combatir al crimen que abusa de la pobreza y la necesidad…

Colofón.- Las televisiones del Congreso

Mientras degusta de un plato de albóndigas con espagueti, acompañadas de un platón de ensalada con fresas y manzana, con una agua helada de melón verde, el curandero de los adagios umbrosos lee incrédulo el testimonio de varios periodistas y fotógrafos que cubren la fuente del Congreso de la Nación, los de las cámaras alta y baja, que refieren que empleados de los congresistas, sacan, cual robo hormiga, los inmuebles, adornos y electrónicos que permanecían en sus oficinas… Dicen: “hasta las televisiones se llevan”.

Sabe Usted qué es lo divertido de esta acción? Que de suyo es intrascendente, pero confunde. Vamos, al inicio de toda administración o gestión gubernamental, los nuevos funcionarios adornan sus oficinas con aquellas cosas que les dan identidad, que les recuerdan a su familia, amigos, cuadros de sus viajes por el mundo, floreros, trofeos… También le dan ambiente con aquellos artículos que les hacen llegar futuros proveedores, aspirantes a puestos, todos aquellos “barberos” que buscan “hueso” o algo, y después, ya al final, los utilitarios oficiales, que van desde libreros, cuadros también de artistas famosos, electrónicos, libros y otros más, que son activos de la institución o del gobierno, que son, vamos, el patrimonio institucional.

Y al final de la gestión, para no salir con una caja con las pertenencias, deben pedirle a empleados, en este caso del Congreso, que saquen todo y lo coloquen dentro de su cajuela, o en el asiento trasero del vehículo. No sabemos si todo lo que se llevan es suyo, pero de que hasta las teles se están llevando, es neta… Cosas del fin de sexenio y trienio.

Susurros.- Se acaba la LIX Legislatura

Susurran en pasillos de Lerdo y Primo de Verdad, que al concluir el último periodo ordinario de sesiones de la LIX Legislatura, los miembros del congreso deben sentirse satisfechos, en números se oye “dos” “dos”, pues lograron en 36 meses aprobar 773 iniciativas que parece han beneficiado a los ciudadanos mexiquenses. Y digo parece porque a veces su “chamba” es más de llevar apoyos sociales que de crear, analizar y aprobar leyes... Hasta otro Sótano. Mi twiter @raulmanduj

 

Leave a reply