guionbajoatole

SÓTANO UNO

 

Encuestas van…

Colofón: Juan “sin miedo”

Susurros: Fuera “El huevo” pero… cumplió?

 

Raúl Mandujano Serrano

Encuestas van… El kamasutra de las posiciones descomedidas hace un reclamo: Todos los días, incluso en la madrugada, suena el celular o teléfono de casa, y al responder, una grabación dice: “si hoy fueran las elecciones ¿por quién votaría?”… Piensa que si las empresas encuestadoras se basan en esos ejercicios para publicar las tendencias del voto, el tema ya está mal. No pueden los candidatos presumir posiciones basados en ellas, nadie telefónicamente les responde.

Y justamente, para tener un punto de vista más claro de las preferencias electorales, el amanuense revisó y analizó algunas de las encuestas, las que aparentan mayor seriedad: El Universal, El Economista, SDP Noticias, Grupo Impacto, Reforma, El Financiero, Buendía-Laredo y desde hace algunos días la del CEPLAM.

De ellas, sólo las tres últimas, es decir El Financiero,  Buendía-Laredo y el CEPLAM, parecen ser las que usan una metodología seria en su estructura, así que, basados en sus datos, por partido, entre el 26 y 27 por ciento de la ciudadanía favorecería al PRI; a Morena el 23 por ciento, mientras que el 21 por ciento lo haría por el PRD y el 20 por el PAN.

Pero por candidato, las cifras cambian; es decir, el 23 por ciento lo haría por Alfredo del Mazo; el 18 por ciento por Juan Zepeda y Delfina Gómez; el 17 por ciento por Josefina Vázquez; el 3 por ciento por Teresa Castell y el 1 por ciento votarían por Oscar González. Como ve, las encuestas no pueden ser la tendencia, incluso podría suponerse que son más bien parte de la propaganda de los partidos. Por cierto, tampoco lo serán esos debates que resultan ser un ejercicio lúdico de la política.

Mire, la encuestadora más seria, aunque con una muestra limitada, es la del CEPLAM y que recientemente presentó, uno de los reactivos más sensibles es “¿En qué momento decide su voto?”, que arrojó en datos el 32.9 por ciento de ciudadanos los hará el día de la elección. Muy interesante el trabajo del CEPLAM y con una metodología responsable, pero entonces el tema de las encuestas y sus resultados no es tendencia, es distractor del sufragio.

Pensemos en que a partir de hoy se avance en las propuestas, y se termine con la descalificación, porque lo que se necesita es avanzar socialmente, no en ser experimento político de una elección federal…

Colofón: Juan “sin miedo”

Mientras degusta de un plato de chicharrón en chile pasilla con papas y una orden de frijoles de olla con bolillos de amasijo, acompañado de una cebada bien fría, el plenipotenciario de las injurias periodísticas ve como la campaña del perredista Juan Zepeda crece a cúmulos y entonces se pregunta ¿cuál será la percepción de la gente y con base en qué piensa que “Juan sin miedo” –como lo denomino el bueno amigo y periodista Octavio López Patiño- es una opción?

Quizá camina con la gente y no la confronta. Del Mazo se pronuncia en contra de las relaciones del mismo sexo; Delfina los llama “defectos” y Josefina guarda silencio. Juan en cambio le entra al tema y respeta su ciudadanía y derechos; se pronuncia por dotar a la Universidad Autónoma del Estado de México de mil millones más de presupuesto, ampliar la cobertura d servicios de salud, enfrentar con estrategia a la delincuencia y reconoce a la mujer emprendedora, otros sólo quieren ampliar programas sociales. Unos acusan amenazas en su contra y otros, o más bien sus “guarros” golpean a periodistas, mientras que el aspirante Zepeda anda sin seguridad, conduce su camioneta y entiende la importancia de los medios de comunicación.

Así avanza en la numerología de las encuestas pero sobre todo en la percepción de la opinión pública. El tema no es menor, es más, suena interesante y hasta peligroso para el régimen. Ya debería preocuparse Delfina, ya deberían todos preocuparse…

Susurros: Fuera “El huevo” pero… cumplió?

Susurran que el chistecito del ex candidato dizque independiente Isidro Pastor Medrano de “buscarla” por la libre le saldrá caro. No sólo por las cerca de 2 mil demandas en su contra, la multa de cerca de 78 mil pesos por usas objetos religiosos en sus eventos (antes de ser excomulgado) y los gastos de personal que lo acompañó en la breve travesía. Además a los ciudadanos cambiar las boletas le costará otros 26 mil pesos… La gente pagamos... Hasta otro Sótano... Mi twiter @raulmanduj

Leave a reply