sin-ton-ni-son-nuevo2-620x420

SIN TON NI SON

 

Volviendo a la obra de Mario Vargas Llosa, uno de mis autores predilectos, ahora les voy a recomendar la lectura de la novela Conversación en la Catedral.

Es la tercera novela, publicada en 1969, del Premio Nobel peruano de Literatura Mario Vargas Llosa. Un retrato del Perú bajo la dictadura de Manuel A. Odrías en la década de 1950 y describe la vida en diferentes clases sociales. Uno de los grandes temas de la novela es el disgusto del miserable hijo ciudadano Santiago Zavala ante el gobierno corrupto de Odrías. La novela se desarrolla en cuatro partes que están intrincadamente entretejidas, comienza con la conversación entre dos personajes diferentes que se reencuentran después de muchos años sin verse, a mediados de la década de 1960. El diálogo, que dura cuatro horas, sirve para asociar las historias estilísticamente independientes. Entre una cerveza y otra, los interlocutores se van conectando mediante hilos, transportando al lector a la época de la dictadura del general Manuel A. Odría, una era de represión política y corrupción que afecta a todos los ámbitos de la vida.

Los dos niveles presentes y pasados cambian constantemente. Con el presente se entiende el intercambio de palabras entre Santiago y Ambrosio en el restaurante “Catedral” y con el pasado el contenido de la conversación. Además de los dos niveles, el texto contiene pasajes que no encajan en el modelo simple de dos niveles. Esto se refiere a esas líneas de texto de las que el lector cree que está hablando un narrador omnisciente. Estas incluyen secciones que Santiago y Ambrosio no pueden comentar.

“Esta novela es en el fondo una novela política, donde el tema de historia política no es más que un sistema de legalidad general de la acción, un tema escasamente subrayado por las simpatías o antipatías del autor hacia sus personajes. En la novela se analizan, a lo largo de una compacta trenza de vidas privadas, muchos mecanismos mentales y morales de los que gobiernan las costumbres del poder y las distintas retóricas de las personas que lo ejercen o de aquellas que lo secundan o lo envidian. Pero sobre todo en las páginas del libro comparecen las vidas enteras de unos personajes a los que la historia ha encerrado como en un laberinto. Conversación en La Catedral se compone de cuatro libros estilísticamente diferenciados, a lo largo de los cuales discurre el nervio principal constituido por la conversación entre Santiago y Ambrosio”.

¡Hay que leerla!

Leave a reply