sin-ton-ni-son-nuevo2-620x420

SIN TON NI SON

Francisco Javier Escamilla Hernández

El Liberalismo. Ahora que está de moda terminar con el Neoliberalismo se me ha ocurrido revisar los antecedentes, de esta manera, abordaré la corriente filosófica del Liberalismo. Ésta es una tradición de la filosofía política en la que se pone especial atención en el individualismo, la igualdad y la libertad. Se trata de una teoría normativa ya que describe cómo deben ser las cosas en lugar de cómo son en realidad. Esta teoría pretende definir qué tipo de gobierno o sistema político está justificado. En la política liberal, un sistema político está justificado siempre y cuando asegure algún bien al individuo. Los ciudadanos tienen deseos y necesidades que están por encima del sistema político, y no se debe perder de vista que el fin del sistema político es, precisamente, proporcionar esos bienes al individuo.

Además, todos los ciudadanos deben recibir el mismo trato por parte del gobierno. Sin embargo, dentro del seno del Liberalismo existen desacuerdos importantes sobre si una igualdad política de este tipo puede ser compatible con las inmensas diferencias adquisitivas. Algunos pensadores como John Locke (1632-1704, considerado como padre del Liberalismo clásico) y, más recientemente, Nozick (1938-2002, profesor de filosofía política en Harvard) defendían que los individuos tienen el derecho natural a la propiedad, o dicho de otro modo, que el derecho a la propiedad existía antes de cualquier gobierno, por lo que concluían que sólo podían justificarse violaciones mínimas a esos derechos de propiedad pre-políticos. Por otro lado, también existen pensadores como el filósofo estadounidense John Rawls (1921-2002, también profesor de Harvard), quien sostenía que la verdadera igualdad no puede lograrse cuando existen disparidades económicas tan notables.

Otro aspecto de la teoría política Liberal es que el gobierno debe preservar la libertad de sus ciudadanos. Los liberales reconocen este valor como una herramienta para garantizar los bienes de cada individuo. Pero esta idea trae aparejado el pensamiento de que el pueblo tiene libertades independientes del sistema político y que ese sistema no puede violar tales libertades, sin razón. Por supuesto que a partir de estas ideas surgen grandes desacuerdos entre los propios liberales acerca de la noción sobre qué es lo que se consideraría una razón justificada para violar la libertad del individuo.

Por otro lado, se tiene a los filósofos políticos que contravienen al Liberalismo, y sostienen que el grupo en el gobierno, o la nación, tienen derechos por sí mismos que deben ser considerados: según estos filósofos, cuando se presenten situaciones adecuadas, el bien del individuo debe sacrificarse por el bien común.

Comentarios:    fjescamilla53@gmail.com         Twitter: @_copitoo

 

Leave a reply