sin-ton-ni-son-nuevo-620x420

SIN TON NI SON

Francisco Javier Escamilla Hernández

Crimen y castigo, de FedorDostoyevsky, es una novela sicológica, publicada por primera vez en 1866. Junto con La Guerra y la Paz, de León Tolstoi es considerada como la novela más influyente de la literatura rusa. Incluso los diálogos que el protagonista mantiene con el inspector de policía son considerados por el célebre literato Stefan Zweig, como una de las cimas de la literatura universal. El escritor narra el asesinato de una ávara anciana usurera llamada Elena Ivanovna, cometido por el estudiante universitario Raskolnikov que tenía problemas económicos para continuar con sus estudios, Raskolnikov, después de matar a la prestamista y a su hermana, que lo descubre en la escena del crimen, con un hacha se apodera de todas las alhajas. Luego se deshace del arma homicida y esconde las alhajas en el hueco de un patio, cerca de un edificio. Los días pasan agobiando al joven criminal con delirio de persecución y pesadillas. Su conciencia vigilante se subleva y no lo deja en paz. La policía lo cita por ciertas dudas que tiene con su persona con relación al crimen de la vieja usurera y, cuando le mencionan el crimen Raskolnikov se desmaya. Se agrava la salud del joven Raskolnikov y sufre de insomnio por la intensa tensión nerviosa que padece. El joven se comporta como un loco y pierde los papeles con suma facilidad. El solo se va delatando por su actitud sospechosa, cree que ya todos sospechan de su persona. En todas partes ve como alucinado un dedo acusador. Raskolnikov vive abandonado a su suerte, su amigo del alma Rasumikin, lo reconforta y le cambia los andrajos por ropa nueva. En los momentos más difíciles, Sonia Marmeladora siempre lo está visitando porque lo ama. En una cafetería Raskolnikov leyó los periódicos de los últimos cinco días, buscando las noticias que hablaran sobre el crimen y se encuentra con Zamertoff, con quien habla sobre el crimen que se cometió con la usurera. Zamertoff queda intrigado con la conducta de Raskolnikov y con su extraño comportamiento por lo que se lo cuenta al inspector de policía. Al final a la única persona que Raskolnikov le cuenta la verdad es a Sonia, quién dice que no lo dejará jamás, pero el tiempo dirá otra cosa.

Cambiando de tema, en México se tiene una mala educación, pero estamos satisfechos con ella, la población de entre 15 y 19 años tiene un nivel educativo demasiado deficiente como para lograr un trabajo bien pagado, pero su nivel de satisfacción con respecto a la enseñanza que recibe es del 68%. Esto puede obedecer al pobre nivel educativo de los padres, que no saben muy bien qué evaluar, lo importante aquí es que, si están satisfechos, es más difícil contar con ellos como apoyo para un cambio. El mérito no es un criterio, en México, para acceder a una mejor educación o para tener mejores posibilidades de enfrentar la vida activa y productiva. Tampoco a nivel de educación superior se aplica una prueba de habilidades y conocimientos, como se hace en otros países; aun cuando existe un examen que se puede utilizar como instrumento de evaluación para el ingreso a una universidad este no se aplica como instrumento general a nivel nacional. La misma UNAM no acepta a los mejores disponibles de cada generación, sino que ha establecido la regla del pase automático de sus alumnos de preparatoria, lo cual merma las posibilidades de muchos alumnos mejor preparados que deberían tener la oportunidad de estudiar en la máxima casa de estudios debido a sus propios méritos.

Comentarios: fjescamilla53@gmail.com                                  Twitter: @_copitoo

Leave a reply