sin ton ni son nuevo

SIN TON NI SON

Francisco Javier Escamilla Hernández

La modalidad. Yo podría haber sido un poco más alto o un poco más bajo, y podría haber tenido más o menos amigos: todas son opciones posibles, pero no reales. Los filósofos califican de contingentes los aspectos del mundo que podrían haber sido diferentes. Sin embargo, hay cosas que no podrían ser de otra forma: por ejemplo 3+4 no podría dar otro resultado que 7. Este tipo de cosas son necesariamente ciertas. El Problema de la modalidad consiste en identificar aquellas características del mundo que son contingentes y las que son necesarias, y en saber cómo diferenciarlas. La modalidad es una pregunta que persistiría aun cuando estuviésemos en posición de todas las verdades del mundo pues, aun así, todavía podríamos cuestionarnos: ¿cuáles de estas verdades son necesarias y cuáles contingentes? Casi todos los filósofos están de acuerdo en que la lógica es una verdad necesaria: si Sócrates es un hombre, y todos los hombres son mortales, entonces Sócrates es mortal necesariamente, es imposible que las dos primeras premisas sean ciertas y la tercera falsa. Del mismo modo, casi todos los filósofos están de acuerdo en que las matemáticas son necesarias: es imposible que 3+4 no sea 7. Sin embargo, los filósofos difieren en otros temas, por ejemplo, en si las leyes de la física del universo son necesarias o no. Tampoco se ponen de acuerdo en si existen verdades necesarias relativas a cosas individuales, por ejemplo, que yo soy un ser humano ¿es necesario o contingente? Podría existir sin ser un ser humano, por ejemplo, siendo un gato o un perro. Poniendo un ejemplo extraído de la religión: si Dios existe, ¿existe necesariamente? Los filósofos también se preguntan qué es lo que de termina que algunas cosas sean posibles y otras imposibles. Algunos argumentan que se trata de una pregunta sin respuesta, mientras que otros opinan que algo es posible siempre y cuando exista un <<mundo posible>> en el que sea cierto. Uno de los más reconocidos filósofos, Baruch Spinoza (1632-1677) creía que todo era necesario, y que en el mundo no existía la contingencia, por su parte René Descartes, el que dijo Pienso, luego existo, consideraba que es Dios quien decide qué es necesario y qué es contingente. Si Dios así lo hubiera decidido, entonces 3+4=7 sería falso. ¿Usted qué opina?

Comentarios: fjescamilla53@gmail.com          twitter: @_copitoo

Leave a reply