Religión Prehispánica, Única Expresión de Fe

Se rompe paradigma de adoración a distintos dioses.

Se identifican rasgos comunes en un 90 por ciento, de los rostros que se consideraban de diferentes deidades.

Quintana Roo, Méx.- La religión prehispánica es concebida como la única expresión de fe -sin importar las diferentes regiones y lenguas utilizadas- lo cual rompe con los paradigmas tradicionales de que las culturas que se desarrollaron anteriormente a la llegada de los europeos adoraban a diferentes dioses, puntualizó el Doctor, Renato Cottini Giroldo, Director del Centro de Investigaciones y Estudios del Sureste Mesoamericano (CIESM)

Después de cinco años de trabajo, el investigador, a través de una exposición iconográfica identificó los rasgos comunes en un 90 por ciento, de los rostros que se consideraban de diferentes deidades y distintas culturas, unificando en torno a la fe al continente entero.

En el marco del “Primer Encuentro de la Riviera Maya para la Presentación de los Avances en la Investigación de las Culturas Prehispánicas”, realizado en días pasados, Renato Cottini en coordinación con la Directora de Investigaciones, Epigr Europe C Mercier, demostró de manera impactante que la fe del mundo mesoamericano tendría orígenes remotos, patentes, a partir de las primeras expresiones de arte público y arquitectónicos que se pueden fechar alrededor del 2 500 A.C.

Al dictar la ponencia: “El Rostro de la Fe”, indicó que, debido al hecho que el sistema de escritura antiguo nació en una región maya-parlante, al mismo tiempo los mayas siguieron utilizando los rasgos como signos de escritura, por lo cual las demás culturas se conformaron con la aplicación de dichos elementos, sin armar su propio sistema.

De aquí se concluye, -dijo- que a través del análisis de decenas de imágenes de piezas arqueológicas que cubrieron todos los períodos, “las diferentes culturas que se extendieron hasta Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia sugieren una homogeneidad panamericana inesperada; por ello, la propuesta de que la religión prehispánica fue de tipo monoteísta”.

Cottini Giroldo, aplicando las técnicas más novedosas y revolucionarias, indicó que lo que queda visible de la única deidad prehispánica, inmaterial, invisible e imposible a derrotarse, es su boca cuadrangular, o sea la constelación de Orión. La traducción del glifo (signo grabado o pintado) del nombre antiguo en maya de este grupo de estrellas, “kaŋ juts’ u ē”, en español “las cuatro puntas arrimadas”, es descriptiva del aspecto de Orión, y su “cinturón” representa los colmillos y la lengua (que se extiende en la “espada”), conocidos por los estudiosos mundiales como “la tríada”.

La lengua –explicó- puede verse extendida y triangular, cuando la deidad es sedienta de alimento o en forma partida con dos lóbulos enrollados cuando es dadivosa y otorgadora. Impactante, -agregó resulta reconocer en las imágenes la “boca rectangular” llevada puesta por los gobernantes mayas del período clásico como ornamento bucal, indicando el papel de “vocero de Dios” de los todopoderosos reyes de las teocracias prehispánicas, y más aún ver la pieza rectangular que se encontró en el sarcófago del Templo de las Inscripciones de Palenque, Chiapas, que estuvo adherida a la boca del gobernante fallecido.

Los mismos detalles pueden identificarse con facilidad en la llamada “Piedra del Sol” azteca: las cuatro esquinas de la constelación de Orión contienen el rostro divino de boca a su vez rectangular y de lengua puntiaguda, además de mostrar las dos estrellas laterales del “cinturón” con en su interior “garras” que, en otros monumentos, toman forma de colmillos filosos, agregó.

La presentación del Director del CIESM rompe con los modelos planteados por siglos acerca de las culturas politeístas mesoamericanas y por ende de nivel religioso inferior, según los cánones occidentales, y abre un debate sobre la ahora “cruzada” que las autoridades españolas y eclesiásticas de la época llevaron a cabo contra un continente poblado por culturas que no tenían nada que envidiar a los europeos.

Leave a reply