Envoz alta

Por: Gerardo Viloria


Con la elección extraordinaria del pasado 17 de enero en Colima, prácticamente arrancó el proceso electoral del próximo 5 de junio.
En ese contexto, este fin de semana dieron inicio campañas políticas en busca del sufragio.
El pasado viernes 1º en Hidalgo, el sábado 2 en Quintana Roo y el domingo 3 en Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Oaxaca, Puebla, Sinaloa, Tamaulipas, Veracruz y Zacatecas. Este lunes 4, Tlaxcala.
Más de medio país está convocado a participar en lo que, al mismo tiempo, será el gran ensayo de la elección presidencial de 2018.
En este ejercicio que servirá a cada partido para medir fuerza y peso, sin duda, conoceremos una larga lista de promesas y declaraciones, sabremos sobre acciones de guerra sucia, así como de  intrigas y denotaciones.
En estas elecciones se votará por 12 gubernaturas, 388 diputaciones locales de 12 congresos estatales, la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, así como la representatividad de 965 ayuntamientos. En suma mil 635 cargos.
Para las 12 gubernaturas, se registraron por partidos o alianzas 67 aspirantes, entre estos 55 hombres y tan sólo 12 mujeres.
De las 30 solicitudes para candidato independiente al cargo de gobernador hay nueve que no desisten en el intento y se perfilan para obtener registro, correspondiendo 7 a Puebla y dos a Sinaloa.
Las contiendas para la titularidad del Ejecutivo estatal tienen una duración promedio de 60 días; las de diputados de 46 y las de ayuntamientos de 44.
El tope medio de gasto de campaña de gobernador es de 49.17 mdp.
De las gubernaturas que se renovaran, el PRI está al frente de nueve: Hidalgo, Quintana Roo, Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Tamaulipas, Veracruz, Zacatecas y Tlaxcala.
En el ánimo de obtener victoria y arrojar al PRI de las cinco entidades que ha gobernado sin alternancia cerca de 80 años: Hidalgo, Tamaulipas, Quintana Roo y Veracruz; PAN y PRD exploraron cabildeos para conformar alianzas.
Con esa intención, en entidades como Veracruz, Tlaxcala, Puebla, Sinaloa, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo, Durango y Zacatecas- los aspirantes postulados por PAN o PRD provienen del PRI, en algunos casos lo dirigieron u obtuvieron algún cargo público bajo estas siglas.
Ahora bien, en donde el PRD rechazó ir en alianza -como es el estado de Puebla, ante la negativa del PAN de sumar Tlaxcala, expertos coinciden que incluso así, Acción Nacional, a través del candidato JOSÉ ANTONIO GALI, podrá mantener la gubernatura poblana.
No obstante ello, versados en materia electoral vaticinan el triunfo del PRI al menos en nueve entidades.
En este contexto, el nervio del tricolor para este 2016 en las elecciones de gobernador está sustentado en candidatos de unidad, con una edad media de 50 años.
Siete de ellos alcaldes o exalcaldes, cuatro senadores en funciones, cuatro diputados o exdiputados federales y solo dos mujeres: LORENA MARTINEZ y BLANCA ALCALA, las cuales tratarán de ganar en Aguascalientes y Puebla.
En éste delicado proceso de selección, dedicado a ofrecer garantías de lealtad hacia el presidente ENRIQUE PEÑA NIETO, el líder del PRI, MANLIO FABIO BELTRONES, lo condujo sin mayores sobresaltos, aunque no pudo evitar una deserción como la de CARLOS JOAQUÍN GONZÁLEZ, en Quintana Roo.
Al respecto, mostrando prudencia, el secretario de Gobernación MIGUEL ANGEL OSORIO CHONG, decidió no intervenir en ninguna de las nominaciones de los candidatos del PRI a los gobiernos de los Estados que se elegirán este año. Es más, ni siquiera la de su propia tierra: Hidalgo, donde NUVIA MAYORGA, estaba en sus anhelos.
Su gente cercana comenta que en las pláticas que tiene con ellos, deja claro algo: El amigo del Presidente de la República es VIDEGARAY, yo soy meramente “un trabajador”.
Sobre este tema de los abanderados del PRI a las gubernaturas estatales, parece ser que manifiestamente a los mandatarios de Veracruz y Tamaulipas -quienes intentaron presionar respecto a sus sucesores- se les olvido que a pesar de doce años de ausencia en Los Pinos, más seis de sana distancia no fueron suficientes para cambiar un hecho básico del priismo: las decisiones sobre candidatos a gobernador se toman en aquel lugar.
Por otra parte, cabe mencionar que más allá de nombres y trayectorias de los beneficiados, las definiciones de candidaturas aportan claves, arrojan indicios relevantes y ayudan a descifrar el estilo personal del huésped de Los Pinos en sus pactos y alianzas; sobre todo, en el ámbito de la carrera presidencial de 2018.
Ahora bien, a pesar que en los pasillos del poder se ha advertido un desgano entorno a definidas entidades, donde el peor adversario del Revolucionario Institucional, son sus propios gobernantes, según previsiones, a este instituto político le irá bien en este proceso electoral.
En una de ellas hay un gobernador “incomprendido”, el más desprestigiado del país, JAVIER DUARTE DE OCHOA, mandatario de Veracruz; en otra, ROBERTO BORGE ANGULO, de Quintana Roo, y el de Chihuahua, CESAR DUARTE JAQUEZ.
No obstante lo anterior, y que el PRI vaya en coalición en todos los espacios con el PVEM y Nueva Alianza, dicen los enterados que ese instituto político tiene además, a su favor, la ineficiencia del PAN y la ineficacia del PRD.

Leave a reply