m2

Política de “Oídos Sordos” en Chimalhuacán

Chimalhuacán, Méx.- Unos 100 militantes del Movimiento Ciudadano y Progreso (MOCYP), acompañados por los diputados Yomali Mondragón y José Antonio López Lozano, realizaron una “cadena humana” para denunciar la inseguridad en el municipio y la falta de compromiso de la alcaldesa Rosalba Pineda con las necesidades del pueblo. Sin embargo, a pesar de haber ingresado al edificio de gobierno, ninguna autoridad se presentó a escuchar los reclamos de los activistas.

Los perredistas, encabezados por Abraham Noriega González, señalaron que en la localidad han aumentado significativamente los asesinatos, asaltos y feminicidios, todo ello ante la pasividad del jefe de la Policía, Cristóbal Hernández Salas, quien “carece de capacidad para mantenerse en el cargo y durante 9 años se ha negado a rendir cuentas a la sociedad local”.

Aseguraron que la alcaldesa tampoco atiende las principales demandas de seguridad, servicios públicos y entrega de apoyos a la gente pobre, excepto a su organización política.

Cabe destacar que los perredistas realizaron una “cadena humana” frente al centro de Justicia de Chimalhuacán, donde varias víctimas expusieron casos de violencia y asesinatos de familiares. Luego caminaron por la avenida Nezahualcóyotl hasta llegar al palacio municipal.

Ahí encontraron las puertas cerradas y silencio de los funcionarios, que no le dieron ninguna importancia a esta protesta.

Ante la indiferencia, los manifestantes ingresaron al palacio municipal y de inmediato, de manera simbólica, “clausuraron” las oficinas de gobierno.

Abraham Noriega manifestó que el ayuntamiento de Chimalhuacán se hace el desentendido con las protestas y no resuelve las peticiones de los vecinos de barrios y colonias.

Dijo que está pendiente una sesión de cabildo abierta donde las autoridades ofrezcan respuestas concretas para mejorar las condiciones de seguridad pública, incluyendo la compra de un helicóptero para vigilar las calles.

El dirigente señaló que el pueblo de Chimalhuacán está esperando la comparecencia del director de Seguridad Pública, Cristóbal Hernández Salas, para que explique a qué se debe su ineptitud para frenar la ola de ejecuciones, feminicidios y atracos a comercios y transeúntes.

El grupo de perredistas y diputados locales se quedaron esperando en el palacio municipal, pero nadie salió a atenderlos. Al respecto, destacaron que ésta ha sido siempre la “línea política” del gobierno de Chimalhuacán.

Leave a reply