ambietal-620x420

POLÍTICA AMBIENTAL

Por Ing. Luis Eduardo Mejía Pedrero

Mientras en algunos municipios, permanece la controversia sobre el pago del agua por parte de escuelas, edificios públicos y templos; en el municipio de Ixtapan de la Sal, encabezado por Julio Becerril Román, se está incorporando un esquema novedoso, sobre el que vale la pena reflexionar.

Como es bien sabido, Ixtapan de la Sal goza de la denominación de “Pueblo Mágico”, que si bien permite acceder a fondos federales para mejorar los servicios turísticos, también impone restricciones y altos estándares en los servicios que se ofrecen. Tal es el caso de los servicios de agua potable.

Pocos saben que este municipio del sur del Estado de México cuenta con solo una fuente de abastecimiento, el Canal Ixtapan, mismo que abastece a doce grandes usuarios, mientras que una serie de pequeños manantiales suministran agua al resto de las localidades del municipio.

La población está tan ligada a la oferta de servicios turísticos, que en periodos vacacionales críticos, como la “Semana Santa”, donde se conjunta el estiaje y una gran afluencia de visitantes, prefieren tener el agua racionada antes que dejar de obtener ingresos.

Así, la cultura de buen uso del agua está bastante arraigada y es la base para el proyecto que ha iniciado la presente administración municipal, consistente en subsidiar el consumo de agua en escuelas pero hasta un volumen racional, calculado con base en las reglamentaciones aplicables como el Reglamento de Construcciones del Distrito Federal.

A cambio de este subsidio que otorga el Ayuntamiento, a través del Organismo Operador, cada escuela deberá de instalar un medidor en la toma domiciliaria, pagado por la sociedad de padres de familia de cada institución, para poder cuantificar con certeza el agua consumida.

La medida, que está resultando exitosa para las veinticuatro escuelas que se ubican en la cabecera municipal, es aún más relevante, pues se ha sumado la diputación local al suministrar tanques cisternas donde se almacenará el agua de lluvia colectada en los patios y techumbres de las instalaciones escolares. De esta manera, se aprovecha la lluvia, se asegura el subsidio y se libera agua para otros usuarios de este pujante municipio.

En verdad considero que es un ejemplo y medida que puede ser replicada en otras zonas del Estado de México o del país.

Piensa globalmente, actúa localmente

Mi más sincera felicitación a la Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma del Estado de México, por la organización del 2° Congreso Internacional en Ingeniería en Desarrollo Sustentable y el Primer Foro “Hacia un México bajo en Carbono” que se realiza del 11 al 13 de mayo en la Ciudad Universitaria.

Por la importancia de los temas y la calidad de los temas tratados, es un evento único en el Estado de México.

Reciban un abrazo de su amigo, Luis Eduardo Mejía Pedrero. Comentarios al correo luislalo@yahoo.com.mx Twitter @cuencalerma o por Facebook

Leave a reply