politica-ambiental-nuevo-620x420

POLÍTICA AMBIENTAL

Por Ing. Luis Eduardo Mejía Pedrero

En mayo de 2016, el Presidente Municipal de Toluca, Fernando Zamora Morales, autorizó la propuesta de establecer una red de monitoreo atmosférico coordinada por el Organismo de Agua y Saneamiento de Toluca, convirtiendo a la capital del estado en una de las pocas en el país que lo lleva a cabo.

Esta red ha permitido alertar a los cuerpos de emergencia y a la ciudadanía sobre la presencia de fenómenos extremos como fue el caso del pasado sábado en que se registraron fuertes vientos en el Valle de Toluca, con velocidades de hasta 55 y rachas de 65 kilómetros por hora. El monitoreo de anuncios espectaculares y árboles con riesgo fue efectivo no contando con eventos en el municipio de Toluca semejantes al desplome de un árbol de navidad aledaño en un edificio con construcción suspendida en Metepec.

Los reglamentos de construcciones son muy específicos en el rigor requerido para el diseño y montaje de estructuras que puedan ser dañadas por los vientos más no en lo referente a los árboles. En el segundo caso, el Código para la Biodiversidad y Desarrollo Sustentable del Estado de México, así como los Bandos Municipales son los documentos de referencia, aunque con ciertas ambigüedades.

Esta región del país es susceptible a la presencia de tornados y fuertes vientos como los acontecidos en marzo, agosto y octubre del presente año en que diversos árboles dañaron propiedades y pusieron en riesgo a la ciudadanía. Al hacer una revisión de las causas de los daños, salta a la vista puntos relevantes que la administración municipal de Toluca está tomando en cuenta: la cercanía de estructuras con árboles, la variedad de los árboles, la cercanía con que están sembrados y la edad de los mismos, para dictaminar riesgos, como es el caso de algunos árboles del Parque Metropolitano.

Un árbol es una estructura flexible, pero en presencia de los vientos, la oscilación de su tronco y follaje puede golpear repetidamente una estructura rígida cercana haciéndola fallar. Por otro lado, su tronco puede fallar por fatiga.

Una variedad de árbol que falla por la presencia de vientos es el eucalipto procedente de viveros donde ha sido mal replicado. Su raíz es poco resistente ante las dimensiones de su tronco y copa, por lo que son comunes las caídas de esta variedad y por ello se busca eliminarlo del arbolado urbano y de las reforestaciones.

Finalmente el factor de la edad. A medida que envejece un árbol se vuelve menos flexible y más susceptible a las enfermedades por lo que es un doble factor de riesgo, como sucede en el Paseo Colón.

El Paseo Colón fue inaugurado en el año de 1906 con el propósito de contar con una vialidad en Toluca semejante a la del Paseo de la Reforma de la Ciudad de México y dar alojo a monumentos como “El Águila” para conmemorar el centenario de la Independencia.

Para su construcción se tuvieron que expropiar diversas propiedades a fin de dar la amplitud y belleza de la que hoy gozamos los toluqueños y que mejor forma de hermosear una vialidad que sembrando árboles. Así esta avenida cuenta con aproximadamente seiscientos sauces blancos, por lo que se deduce con facilidad que la mayoría de los ejemplares tienen más de 60 años de edad y algunos quizá sean los originales, por lo que son centenarios y por lo tanto susceptibles a lo antes descrito.

Así, la polémica desatada en redes sociales, sobre el derribo de árboles al frente de una institución bancaria, en parte se justifica para realizar la sustitución de esos árboles que representan riesgo y que también han reducido su capacidad de depuración ambiental. Evidentemente que se cumplirá con lo dispuesto por la ley en el sentido de la sustitución del arbolado a cargo de la institución bancaria así como su mantenimiento y conservación, por lo que los comentarios vertidos en redes sociales están por demás.

Sobre esto último es preocupante que algunos ciudadanos opinen sin conocimiento de causa o de los aspectos legales y se “viralice” la situación. Refleja una falla tanto de los medios de comunicación, autoridades e instituciones educativas.

PIENSA GLOBALMENTE, ACTÚA LOCALMENTE

Derivado de las protestas contra el derribo de 140 árboles en el camellón del Paseo Tollocan frente a un centro comercial, los manifestantes, integrantes de partidos políticos, organizaciones ambientalistas y ciudadanía, llevaron a cabo la siembra de árboles en el lugar. Lo preocupante es que solo hicieron eso, sembrarlos y no volverles a prestar atención. El estado de los árboles sembrados es desolador y habla de quienes los sembraron. “El camino al infierno está empedrado de buenas intenciones”

Reciban un abrazo de su amigo, Luis Eduardo Mejía Pedrero. Comentarios al correo luislalo@yahoo.com.mx Twitter @cuencalerma o por Facebook

Leave a reply