h1

Penas más Cortas en México Para Lograr Rehabilitar a Presos: Oronoz

Nota: Laura A. Velásquez

Toluca, Méx.- El catedrático de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), Carlos Mateo Oronoz Santana, subrayó que es fundamental que para lograr que los internos salgan realmente reincorporados a la libertad, tiene que haber penas cortas pero que realmente sirvan y que durante el tiempo en el que estén internados en los centros de readaptación se les dé un oficio a través de “fábricas” para que en el momento en el que salgan puedan trabajar y eviten cometer nuevamente delitos que los hagan regresar a las cárceles.

El catedrático universitario, platicó que en los centros de rehabilitación y prevención social hay opciones en las que se da la posibilidad de que los presos trabajen, sin embargo, estas oportunidades no les generan los recursos necesarios para mantenerse, por lo que recomendó una nueva política de reinserción en la que a través de fábricas puedan tener un oficio y en consecuencia, un salario que les permita reincorporarlos, pagar su propia manutención, la de sus familias y reparar los daños que ocasionó por el delito que cometió.

El experto en materia legal, apuntó que el propósito es que a través de estas se les pueda pagar un salario justo, que tiene que estar dividido en cuatro partes: para que se paguen su estancia dentro del centro, puedan seguir manteniendo a sus familias, un ahorro porque cuando salen no tienen dinero y por último, la cuarta parte, para pagar la reparación del daño.

Subrayó que tan solo en el Estado de México la delincuencia común es lo que se vive, y de ella, hay más de 23 mil internos y cada uno cuesta 250 pesos diarios, por lo que cuestionó la situación en la que si la persona que delinque y afecta a otra, porqué todavía hay mantenerla, por lo que afirmó que se debe hacer un cambio en la expectativa de la aplicación de penas, de hacerlas más cortas y darles la facilidad de laborar para ahorra

En este sentido, el universitario señaló que a los presos no se les puede obligar a que trabajen, pero sería una forma de adaptarse, si esa persona va teniendo un ahorro y aprende cualquiera de los oficios, cuando salga, puede reincorporarse porque va a tener un ahorro para trabajar mientras decide a qué se va a dedicar y lo que va a hacer, afirmó.

De otra manera lo encerramos 20 o 30 años como ahora, se les seguirá manteniendo y en el momento en el que cumpla su pena, no va a encontrar nada que lo haga no cometer un nuevo delito, puntualizó.

Oronoz apuntó que en la anterioridad, si la persona había cometido dos o tres delitos, la pena mayor absorbía las penas de los delitos menores, lo que significaba que si cometía delitos con penas de 5, 6 y 20 años, solo se aplicaba la de 20 porque se absorbían los delitos mayores, pero en la actualidad, ya no es así, comentó.

Leave a reply