m2

Pánico en Neza Tras Nuevo Sismo

Por Eduardo Muñoz

Nezahualcóyotl, Méx.- Otra vez, con precisión casi milimétrica, volvió a temblar en el centro del país, pero en esta ocasión, aunque el sismo fue de 7.1 grados Richter, la sensación de la gente se convirtió en pánico, sobre todo aquí en Nezahualcóyotl, donde cayeron bardas de escuelas, tronaron transformadores, se fracturaron tuberías de gas y miles de casas sufrieron los embates de un movimiento telúrico espeluznante.

Eran las 13 horas con 14 minutos cuando el sismo se fue acrecentando. El sol caía a plomo, sin embargo, la gente en las calles se veía angustiada. Los cables de luz se movían de un lado a otro con fuerza descomunal, amenazando con venirse abajo, mientras las casas tronaban y los muros se ladeaban sin remedio.

De pronto, cuando parecía que el temblor cedía, otro movimiento de tierra se presentó demoledor. Las amas de casa no soportaron la tensión.

Acá en la parte oriente de Neza, comprendida por colonias como Loma Bonita, Reforma, Manantiales, Constitución de 1857, Las Aguilas, La Perla y otras, las mujeres comenzaron a correr espantadas, unas hacia las escuelas, en busca de sus hijos. Otras hacia sus hogares, donde habían dejado a parte de su familia.

El caos se apoderó de la ciudad. Como por arte de magia, se fueron la luz, el internet, el agua potable, las líneas telefónicas, y el caos en las avenidas era terrible. Parecía que todos los vehículos de la urbe estaban en las calles, con sus manejadores desconsolados.

En los mercados y en las escuelas, las madres de familia lloraban a gritos, junto con sus hijos. Corrían hacia el centro de las arterias, poniéndose a cubierto.

 “El Valle” salió de inmediato a recorrer las calles. El olor a gas era insoportable. Primero fue la colonia Manantiales. Ahí, en la escuela Vicente Guerrero, ubicada entre las calles Adolfo López Mateos y Nicolás Bravo, cayó una barda de 20 metros. Afortunadamente los niños habían salido a la una de la tarde.

La trayectoria siguió por la avenida 8 y Benito Juárez, en la escuela secundaria No. 70, Izcóatl, donde el director, apesadumbrado, recorría las instalaciones. En este plantel también cayó la barda poniente, pero no la de la escuela, sino la del mercado que se ubica a un lado de la institución. Afortunadamente no hubo heridos, ya que los estudiantes habían salido al receso de las 13 horas.

Sobre Av. Tepozanes, mientras ambulancias y patrullas recorrían la arteria, el daño a la ciclovía era notorio.

MUJER MUERE DE INFARTO

 De última hora, a las 6 de la tarde, se informó que una anciana de la tercera edad perdió la vida al sufrir un infarto durante el sismo registrado ayer a las 13:14 horas.

 Asimismo, las autoridades señalaron que la línea “maestra” del agua potable, que corre por la avenida Texcoco desde el cerro de La Caldera, sufrió dos fracturas importantes, una a la altura de la calle 21, en la colonia Las Aguilas, y otra en la esquina de Av. Texcoco y calle Bondojito, colonia Villada, lo que produjo de inmediato la interrupción del suministro a la ciudad, además de que los pozos pararon su actividad por falta de energía eléctrica.

Cabe señalar que locales comerciales y mercados cerraron sus puertas. Hoy nada funciona en Nezahualcóyotl, sólo es palpable el ir y venir de ambulancias, patrullas y bomberos, quienes no se dan abasto para atender innumerables llamadas de auxilio.

Hoy sí, la precisión milimétrica de la naturaleza volvió a mostrar su fuerza. Y aún falta el recuento de los daños.

Leave a reply