m1

Negligencia en la Casa de Las Lunas Pone en Riesgo Salud de Huésped

Por: Fernanda González

**La casa de asistencia para adultos mayores se encuentra ubicada en Metepec**

Metepec, Méx.-  Las negligencias o descuidos pueden poner en riesgo la integridad física de las personas y más cuando se encuentran bajo el cuidado y supuesta protección de seudo profesionales.

Lo anterior, se aplica a la Casa de Las Lagunas Metepec, que se encuentra ubicada en la Carretera Metepec- Zacango #22  en el kilómetro 12.

Según reportes, una paciente de Alzheimer sufrió una caída que le provocó hemorragia cerebral que no fue atendida de manera inmediata mientras se encontraba en resguardo de dicha casa.

La hija de la víctima, quien prefiere mantenerse en el anonimato señaló que desde que la casa hogar recibió a la huésped, mantuvo comportamientos contradictorios, ya que si necesitaban insumos, contactaban a la familia, sin embargo, cuando visitaban la casa para entregarlos mantenían disimulo, lo cual provocó inquietud de una familiar de la paciente, quien agregó, que durante un mes no podría visitar a su madre "por el proceso de adaptación".

Comentó que en la última de esas visitas alcanzó a ver a su madre caminando e incluso a la dueña, Adriana Bustos, a quien recién conocía en esa ocasión, le advirtió que podía verla y que "se hiciera para atrás".

En un mensaje de texto, Bustos le comenta a la familiar: "Buenos días, me reportan que por la noche tu mamá estuvo muy alta de azúcar, y después baja, se desvanece y pierde las fuerzas, la vemos mal, necesitamos que la revise un médico de manera física, por favor".

Al llegar a la Casa, la hija de la víctima se percató de las circunstancias en las que se encontraba su madre, ya que utilizaba la silla de ruedas que había sido donada para uso de la casa, la cual no le era necesaria antes de su estancia en Las Lunas, que duró menos de dos semanas.

No obstante, lo más alarmante, era que la mitad de su cuerpo se encontraba en estado vegetativo, siendo llevada de inmediato al médico, en el diagnóstico se descartó la posibilidad de una embolia, debido a que presentaba sensibilidad al momento de ser pinchada por el glucómetro, para descartar problemas con los niveles de azúcar.

Después de varias revisiones, la mujer regresó a la casa con un diagnóstico de depresión, por lo que la hija de la afectada decidió visitarla a diario para pasar tiempo con ella en la casa hogar, sin embargo, al día siguiente nuevamente recibió un mensaje, donde le informan que "su mamá se puso mal y la trasladamos a un hospital".

Al arribar al hospital, la mujer ya estaba en estado delicado, y la persona de la casa que la acompañaba afirmó que el médico de la institución había declarado una embolia, dicho argumento desató la duda en los familiares.

Reportes del MP, al sospechar maltrato, constata un golpe en la cabeza, que confirmado más tarde por los médicos, tenía alrededor de una semana y media de antigüedad, el tiempo que, se encontró bajo el cuidado del personal de la Casa de Las Lunas.

Más tarde, bajo la presión de haber puesto en riesgo su vida, uno de los empleados de la casa hogar admitió vía telefónica una caída previa, que no fue reportada en ningún momento, hasta que la paciente se encontraba en una cirugía, donde retiraron un litro de sangre de su cabeza, resultado de la hemorragia provocada por los golpes de la caída.

La hija de la paciente señaló que después de que su madre mostró una mínima, pero milagrosa recuperación, estaba lista para ser dada de alta, por lo cual realizó una llamada a la casa para solicitar una maleta con lo necesario para la mujer. Pero al llegar a Las Lunas, encontró todas las pertenencias de la víctima empacadas, las cuales se encontraban en el umbral de acceso de la residencia.

Bustos impidió a través de su personal que la víctima regresara a la residencia luego de que la trasladaron para asistir una emergencia que ellos mismos provocaron.

La hija de la afectada denunció que derivado de su enfermedad y de las lesiones provocadas en la casa de descanso, su madre ya no habla y que, además dejó de reconocer a su familia, quienes antes del accidente aún podían convivir con ella.

A pesar de exponer su caso, la hija de la agraviada no ha encontrado la solución para que dicha negligencia no quede impune por lo que hacen un llamado a las autoridades para que revisen el funcionamiento de este lugar.

m1-1

Leave a reply