molcajete

Molcajete

“En sus marcas, …fuera”

Om Christian A. Pechir

Después de la tragedia democrática vivida con las elecciones, aún con manotazos en las auténticas, transparentes, imparciales y distinguidas instituciones jurisdiccionales, al día siguiente inició la recalcitrante lucha por el 2018, y lejos de que haya reserva y prudencia ante los críticos escenarios de corrupción, impunidad, violencia e inseguridad, los gallitos pavoneándose se andan peleando la silla presidencial como si fueran a ser presidentes de Noruega; yo no sé si a estas alturas las condiciones se encuentran como si México fuera un país vanguardista, y lo preocupante, es que los gallos “nomás” no traen nada.

Y es que por lo experimentado en el laboratorio electoral hace unos días, ya los brujos, paladines y expertos han iniciado con los análisis y pronósticos, mientras que los ciudadanos andamos como almas en pena. Pero no hay mucho que analizar ni descubrir el hilo negro, ya que el GPS ha marcado la ruta de lo que muy probablemente viviremos el próximo año, y lo más seguro mi querido lector, es que nos lleve a la monarquía del parque jurásico, habrá que ver de qué color serán las tarjetas, ¿cree usted que sean fiushas o moradas para que combinen con las rositas?

En este sentido, los temas que están sobre la mesa en estos momentos (y que lo será hasta el próximo año) van en tres vertientes. Primero, no es quién ofrezca las mejores propuestas o quién haya escrito el mejor librito o quién está recorriendo todo el país en su propio autobús, sino que no se siga usando y desviando el erario público para fines partidistas y electorales, ya que parafraseando la columna de ayer de Luis Rubio, “México pasó de la dictadura perfecta a la democracia imperfecta, aún y con elecciones regulares que funcionan en su manejo y administración, estamos lejos de ser una democracia funcional, eficaz y al servicio de la ciudadanía”.

Segundo, el problema no está en el famoso PREP o conteos rápidos o actas o sábanas publicadas en las casillas (aún y que ahí hubo también irregularidades), sino en los delitos cometidos antes de la elección, en la jornada y después de ésta.

Y el tercero, el referente a las reglas a modo y el rol que jugarán el INE, la FEPADE y el tribunal electoral, que más que instituciones imparciales, parecen los vasallos del señor feudal.

En fin, mi estimado lector, así las cosas. Pero no se preocupe, no todo está mal en este bello país; por ejemplo, hay que estar felices por el grandioso desempeño de nuestra flagrante selección de fútbol al lograr el empate ante la selección del omnipotente Cristiano Ronaldo. Sigamos con esa fe. Ah, y, por cierto, si usted es padre de familia, espero le hayan celebrado como se merece.

Feliz semana

@OmPechir

Leave a reply