molcajete

Molcajete

 

“El marranero”

 

Om Christian A. Pechir

Así querido lector, es “marranero” y no “mañanero”. A unos días de emitir el poderosísimo sufragio en el Estado de México y otras dos entidades, esto es un verdadero marranero, ya que según datos e información de la asociación “Mexicanos contra la corrupción y la impunidad” afirman que nos siguen robando; ay, ¿en serio?

Veamos cómo está el recuento del marranero dantesco y grotesco que hoy nos caracteriza gracias a la corrupción e impunidad a escasos días de ver el desenlace cínico de la tragicomedia donde los protagonistas son el electoralismo, la partidocracia, corrupción e impunidad; “tarán”, ¿qué le parece el elenco?

En el Estado de México, se encuentra en la palestra nada más y nada menos que el candidato del Revolucionario Institucional, ya que pasó -solamente en dos semanas- de 19 millones de pesos en su gasto de campaña, a 66 millones, es decir, un 47% de aumento. Aunado a esto, está el famoso y polémico caso de las “tarjetitas rosa” que se andan repartiendo por ahí. Lo que dicen las “malas lenguas” es que a cambio de las tarjetitas piden copias de las credenciales de elector, y afirman (los del PRI), que una vez que gane este señor, pues se les va a hacer el respectivo depósito a las amas de casa; ¿cómo se le llama a esto?, pues descífrelo usted mismo. Y esto debería estar siendo investigado y revisado por las “autoridades competentes”, y déjeme le comparto que ya ha habido denuncias, pero pues ya sabe cómo son las cosas aquí en México; estas “tarjetitas rosas” son unas loquillas.

En el segundo lugar, la brillantísima candidata de Acción Nacional que, al parecer no quiere aceptar su tristísimo desenlace; bueno, eso dicen las Santas Encuestas; habrá que ver si su anti-fe devota contra su Santidad las Encuestas demuestran que son unas impostoras y mentirosas; si es así, ¡que se vayan a la hoguera, ya! En este sentido, la panista pasó de 57 a 65 millones en su gasto de campaña, pero ojo, estas cifras no son ilegales, el tema es que las peleas de gallitos cada tres y seis años cuestan una fortuna al erario público, es decir, de los impuestos querido lector.

Y la medalla de bronce es para la abanderada de Morena, está por demás ahondar en todo el escándalo referente al manejo de los recursos durante su paso por la alcaldía de Texcoco.

Pero el tema no para allí en el Estado de México. Hace unos días salió en el periódico Reforma una nota indignante. Y la nota trataba de la promesa del Gobierno del Estado de México para la construcción de siete hospitales. Sin duda, el gasto público en salud, educación, seguridad alimentaria, obra, etc, es básico, pero en este caso el presupuesto que estaba destinado a la construcción de esos siete hospitales era de 700 millones de pesos. Resulta que de esos siete, pues sólo se inauguró uno y los demás están parados en obra, la pregunta es, según esta asociación ciudadana es la misma que usted y yo nos hacemos: ¿y los 700 millones a´pá?

Otra cuestión que llama mucho la atención en este marranero, y no sólo en el Estado de México, sino también con los otros candidatos en los otros dos estados donde habrá elecciones, es la serie de cuentas y bienes millonarios que los angelitos tienen; hasta aquí no hay delito. El problema viene cuando los candidatos/gobernantes dicen una cosa y hacen otra. Por ejemplo, en las controversiales declaraciones “3 de 3” dicen que sus ingresos son, por mucho, menores a sus cuantiosas cuentas y bienes. Y bueno, no se diga más de los casos de exgobernadores ya mencionados.

Querido lector, en mi próxima participación seguramente estaremos abordando el tema de la jornada electoral, así como del virtual ganador o ganadora. La súplica va en dos sentidos, la primera, que acuda a las urnas a votar. No votar/nulificar como castigo a los malos gobiernos sólo beneficia a la misma partidocracia, porque no votar aparentemente reduce el pastel para los partidos; pero no es así, ya que por ley se saca un “nuevo 100%” a partir de los votos sufragados, lo que significa prácticamente un incremento porcentual (casi al doble y de a gratis) en la fuerza electoral obtenida en cada uno de los partidos. Y como resultado de esto, obtendrán beneficios como: 1) participación en diputaciones plurinominales, 2) más dinero público para los partidos y 3) más tiempo en radio y televisión; justamente lo que tanto se odia en nuestro glamuroso sistema.

Y la segunda, que reflexione/piense por quién y por qué partido va a emitir su voluntad. Sabemos que las opciones dejan mucho qué desear, pero son momentos de cambio, de transformación; empecemos a labrar el camino que verdaderamente anhelamos para México, y si queremos en verdad salirnos del marranero.

Feliz semana y días de reflexión electoral.

@OmPechir

 

 

Leave a reply