molcajete

Molcajete

“Ahora, pues con tandas”

Om Christian A. Pechir

“He pensado que en grupos de cuatro o de cinco familias que hubiesen perdido su vivienda, sobre todo, donde hubo daño total, puedan unirse para que en forma conjunta vayan reconstruyendo las viviendas de quienes integran estos grupos de trabajo, estos grupos de cuatro o cinco familias; creo que si se organizan a modo de tandas, como suele llamarse, se organizan cuatro familias y deciden entre todos construir una primera casa, se sortea la de quien, luego la que sigue, la que sigue y así las cuatros casas, y creo que trabajando en equipo pueden lograr la reconstrucción de las viviendas (sic)”

Así es mi estimado lector, aunque usted no lo vuelva a creer, este fue ahora el mensaje de nuestro brillante presidente Peña Nieto; nada más y nada menos que exhortando a los damnificados, que por cierto se quedaron sin nada, a que hagan sus “tandas” para reconstruir sus hogares.

Ya nuestro presidente nos asombró con sus habilidades matemáticas desafiando cualquier teorema de Pitágoras o del mismo Aurelio Baldor. Ahora, nos vuelve a deslumbrar con su visión y teoría microeconómica: “Reconstruyamos con Tandas”.

Una vez más la burla y la ofensa a los mexicanos ante el duelo que muchas familias siguen sufriendo. En medio de escombros y tragedias, Peña Nieto vuelve atreverse a hablar desviando por completo la verdadera responsabilidad que él, como titular del Ejecutivo, debe asumir; y en lugar de eso, sigue imperando la corrupción y la impunidad. Señor Peña, ¿y los presupuestos millonarios a partidos políticos, dónde están?; ¿dónde está el presupuesto inicial de 37 mil millones de pesos que se requiere para la reconstrucción?

Nuevamente, querido lector, con estas teorías económicas (tandas) de nuestro presidente, nos deja ver que el erario público ha sido, es y seguirá siendo un botín caracterizado por la ambición. Solamente hay que recordar que en el sismo del pasado 19 de septiembre, la sociedad no esperó al gobierno; fue ella la que tomó el control de los espacios y haciendo todo lo posible por salvar vidas. Es así como debemos de actuar ante el circo más cínico llamado “Sistema Político Mexicano”.

Ante esto que ocurre, tenemos como ciudadanía la oportunidad, como se hizo cuando todo el país se unió a la tragedia, para alinear la arruinada desconfianza que existe en las instituciones públicas. Señor Peña Nieto, ¿qué parte de que todo México desconfía y desprecia su gobierno, no ha entendido? No suponga que su gobierno y los partidos políticos cumplieron con su deber; es más, ni siquiera tuvieron la capacidad de administrar las consecuencias, ¿y hoy que regresa usted a su rutina burocrática, nos sale con esto de las tandas?

Al igual que el sismo de 1985, el del pasado 19 de septiembre evidenció a un gobierno incompetente, incapaz de lidiar con las crisis; y esto, ha generado y fortalecido la gran conciencia ciudadana que existe. Pero no señor presidente, con tandas no se gobierna ni se solucionarán las consecuencias críticas que apenas comienzan. El sismo pasó, más no así el trauma de miles de mexicanos, y ante las ruinas y escombros, volvemos a la guerra política de siempre.

Así pues, distinguido leedor, váyase organizando con cuatro o cinco para hacer su tanda, no vaya a ser la de malas.

 Feliz semana.

 

Leave a reply