molcajete

Molcajete

“México también”

Om Christian A. Pechir

En estos momentos, sin duda, los ojos del orden internacional están en Venezuela. Este país se está haciendo pedazos y su gente lleva días protestando. México también se está haciendo pedazos y los mexicanos no sólo llevamos días protestando, sino siglos.

Nicolás Maduro quiere y se está atornillando a la presidencia, la oposición venezolana grita y grita pero propone nada. En México también; Peña Nieto, su grupo y su partido no sólo quieren, sino que están atornillados a la presidencia desde hace años, y la oposición grita y grita y tampoco propone.

Consecuentemente en Venezuela la gente más perjudicada es la que por todos lados está viendo violencia, muertos y presos. En México también; pero no sólo los más vemos violencia, muertos y presos (ex gobernadores, por cierto); sino que vemos corrupción, impunidad e instituciones prostituidas.

Pero resulta que Nicolás Maduro no es el único culpable de todo lo que se vive en ese país, lleva años (desde Chávez) que se encuentra como olla exprés que estalló; y aunque en estos momentos no parezca, es uno de los países con mayor reserva petrolera del mundo, por lo que los gobiernos venezolanos, sean de izquierda o derecha, se han constituido bajo el brillo del oro negro convirtiéndose en un Estado derrochador, endeudado, sin diversificación de la economía, corrupto, con industria petrolera descuidada y sin tecnificación. Estimado lector, ¿le suena todo esto familiar?, pues claro, porque en México también estamos igual o peor.

Y cuando Maduro llega al poder con el legado de Chávez, terminó de hundir a Venezuela en la pobreza, ya que desde 2013 se advertía que en ese país la pobreza aumentaría. Hoy las proyecciones consideran que el 46% del país es pobre. ¿Qué cree distinguido lector?, que, con la llegada del gran estadista y genio de Peña Nieto a la presidencia con el legado de otro brillante, Calderón Hinojosa, hoy las proyecciones de pobreza para México igualan o rebasan las de Venezuela.

En Venezuela, hoy día, el salario mínimo es de 10 dólares, o sea, 175 pesos aproximadamente, y no les alcanza. ¿Quiere saber cuánto es en México el salario mínimo?; se lo digo para que no se quede con la duda: 80 pesitos; y nosotros preocupados por lo que pasa en Venezuela y por si llega en 2018 López Obrador. No sé usted, pero si las malas lenguas dicen que si llega López Obrador vamos a estar peor que Venezuela, pues a los mexicanos que viven sólo con el salario mínimo, no les vendría nada mal un aumentito del casi 50% a su salario. Es obvio que, en un país como Venezuela, la gente no se alimenta con “teorías de conspiración”; pues en México tampoco.

En Venezuela, Maduro se justifica echándole la culpa a todo y pasando por encima de lo que sea. En México también; Peña Nieto le echa la culpa al hecho de que las crisis sólo existen en las mentes y pasa por encima de todo y de todos, si no me cree, hay que voltear a ver qué ha pasado con las instituciones electorales y judiciales, entre otras.

Maduro llegó a Venezuela con poca popularidad al poder, y al perder las elecciones legislativas en 2015, amenazó con quitarles la vivienda a los venezolanos, por lo que lo asustaron con un referendo revocatorio, el cual, los secuaces de Maduro fueron deteniendo y enterrando poco a poco. En México también; Peña Nieto hoy solamente goza y disfruta de un dígito en sus niveles de aceptación; ante el panorama devastador de perder las recientes elecciones previas al 2018, no sólo las amenazas se hicieron ver, sino toda la intervención estatal en los procesos electorales, y claro, al igual que Maduro, sus amiguitos se han encargado de que México sea el país donde pasa nada.

Maduro ha metido la mano en cuanta cosa podrida existe, tiene gente leal en las instituciones venezolanas, y es de esta manera, como ha bloqueado todo cuanto el señor no desea, y pobre de aquel que lo contradiga. En México también; la corrupción en las elites políticas no sólo han encarroñado el sistema, sino que es ya toda una estructura fincada en el cinismo, autoritarismo y cuatismo; y claro, pobre de aquel que lo cuestione; así como los periodistas asesinados.

La otra opción de Venezuela es la oposición, quien ante sus fracasos anti chavistas y anti maduristas, se ha defendido como puede. En México también la oposición es una opción, pero que ya no es opción, porque en su defensa a palazos ciegos, por una parte contra el PRI, y por la otra contra López Obrador, pues ya no saben ni qué decir ni cómo actuar, y a esto hay que unirle el no tan brillante y transparente pasado de la oposición. Y los que hoy están en contra de la dictadura del PRI, han formado también parte del hundimiento del Titanic llamado México, pero resulta que a estas alturas ahora sí la oposición está renovada; ¿será cierto?

Existen algunas diferencias entre Venezuela y México (aparte del salario mínimo), y son que el primero está en el interés internacional, y México, ni siquiera eso; ni pelan a Peña Nieto en las Cumbres y en esas cosas, y sólo anda generando lástima y repudio. La otra gran diferencia es que Maduro ya le dijo “cobarde” a Peña Nieto; y éste “nomás” se hace como que la Virgen le habla. Pobrecito de nuestro presidente que tanto bullying le han hecho, y que ni un dedo ha metido para defenderse.

Feliz semana.

@OmPechir

Leave a reply