guionbajoatole

Moción de censura a Mariano Rajoy

Por: Jimena Bañuelos (España)

Todo comenzó con la sentencia que salió hace una semana sobre el caso Gürtel. Un caso de corrupción en el que está implicado el Partido Popular. Ese fue el detonante para que Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, optara por proponer una moción de censura al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. De antemano contaba con el apoyo de Podemos y otros grupos minoritarios de la Cámara. Por su parte, Ciudadanos y el propio PP se iban a oponer en la votación.

A las nueve de la mañana de ayer arrancó en el Congreso de los Diputados, la primera jornada de esta moción. En ella, hablaron los diferentes líderes políticos explicando su postura ante la misma valorando la situación en la que se encuentra España. El primer rifirrafe lo tuvieron Pedro Sánchez y Mariano Rajoy. Y aunque el foco estaba puesto en ellos, la incertidumbre se ceñía sobre lo que iba a votar el Partido Nacionalista Vasco (PNV). Los cinco diputados del PNV tenían la llave para acabar con el mandato del actual presidente. Las matemáticas no mienten y se necesitan 176 votos para que la moción de censura prospere.

Tras una mañana frenética, la sesión se reanudó a las tres de la tarde. Desde ese momento, los rumores comenzaron a crecer en torno a la decisión de apoyar la moción de censura por parte del PNV. Con expectación se esperaba la comparecencia del portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban. Tomó la palabra en torno a las cinco y con minuciosidad se analizaba su discurso hasta que finalmente confirmó lo que se esperaba: “Respondemos a lo que mayoritariamente demanda la ciudadanía vasca y al mejor ejercicio de responsabilidad votando sí”. Aunque le recalcó a Sánchez: “No abuse de la prerrogativa y del privilegio que le estamos dando”.

Desde ese momento, la moción tenía el respaldo que necesitaba. Aún así, será en el día hoy cuando se realice la votación y se lleve a efecto. Por su parte, Albert Rivera, líder de Ciudadanos, solicitó la convocatoria de elecciones y que sean los españoles los que voten un nuevo Gobierno. Además justificó el no de su partido diciendo: “No quiero un Gobierno con los que quieren liquidar España”.

Y mientras todo esto sucedía el gran ausente en el hemiciclo fue Mariano Rajoy, ya que no estuvo presente en la sesión de la tarde. Miembros de su partido han dicho que el líder del PP no se plantea dimitir antes de la votación, por lo que si se cumplen los pronósticos dejará de ser el presidente del Gobierno. Superó una primera moción de censura que propuso el líder de Podemos, Pablo Iglesias, pero en esta ocasión está contra las cuerdas.

España está a la espera de lo que suceda en el Congreso de los Diputados. A día de hoy, realmente el único que dimitió ayer fue Zinedine Zidane para sorpresa de muchos. La “Casa Blanca” de Florentino Pérez también está revolucionada. Unos buscan entrenador y otros quien tome las riendas del país.

Jimena

Leave a reply