barrera-n-620x420-2

“MEXICO, YA NO CREO EN TI”: 50% DE MEXICANOS

 

POR: SERGIO GARZA GUTIERREZ

Ese estribillo fijo y recurrente antaño en la época del conservadurismo político, de “México, Creo en Ti”, del que hasta un poema se ha plasmado en la historia nacional cada vez se encuentra más alejado de lo que vislumbran los ojos mortales de los descendientes de los mexicas, de aquellos que se dice que somos la nación y no así nuestros gobiernos ni nuestros gobernantes, sino los connacionales de a pie cada vez se encuentran más hundidos en los lodazales de la realidad que claro está que nadie quiere ni siquiera pisar y hasta el cuello o más se encuentra más de la mitad de la población.

En el crepúsculo de este 2016 que latigueó a nuestro México y nos llevó al lastre, con devaluaciones, con lo del Bretn inglés que se dice fue una de las causas primarias de la situación, y hasta la victoria en las urnas estadounidenses de Trump, en el que cerraremos con un peso más devaluado con respecto a la moneda norteamericana de más de un diez por ciento, así es como cerraremos este año en pocos días más del mes.

La embriaguez del Buen Fin ya pasó, miles de mexicanos cayeron en ello, derrochando de sus pobres y agujereados bolsillos más de 23 mil millones de pesos en productos insulsos e inútiles que nos hacen víctimas de un consumismo desmedido y vicioso que nunca los llenará, ya que cada vez quieren más y más, esclavizándose con yugos ya no de cadenas ni de calabozos, sino de créditos, empeños e hipotecas.

Se dice que entre los pasados diez años en México salieron cuarenta millones de una pobreza extrema en México, pero que han caído en ella dieciséis millones, cifra que da a conocer el informe Progreso multidimensional: bienestar más allá del ingreso, del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), cifra que habrá que corroborar, ya que por otras fuentes se dice que se llega hasta más del cincuenta por ciento de los mexicanos en niveles de pobreza, siendo veinte millones los que se encuentran en un nivel que se define como pobreza extrema, o sea los pobres de los pobres.

Dentro de las cifras que por demás son frases y crudas y que por este organismo se da a conocer afirma que 53 millones de mexicanos, que perciben ingresos de cuatro a 10 dólares diarios, están en riesgo de ser pobres, pero claro está que para nada que tengan ingresos de diez dólares, si sabemos que anda alrededor de 21 pesos, no creo que ganen más de seis mil pesos, hay gente que no percibe ni tres mil pesos al mes, hay datos de que existen personas que perciben diariamente entre dos y tres dólares diarios, o sea alrededor de cincuenta pesos, así es la realidad que no quieren ver, porque ahí se encuentran.

Afirma por ahí un senadurcillo que no todo es problema económico, sino que hay más trasfondos como lo son la discriminación de género y hasta de color de piel, no creo que esa sea la generalidad de las cosas, la pobreza toca notas musicales mayores, no tiene diferencias ni de género, ni de razadas, ni colores, ni edades, lo mismo le da a gentes productivas, padres de familia, ancianos y niños, todos tienen hambre y algo que ya ni siquiera saben que existe y que se vuelve en una quimera utópica como lo es la falta de valores familiares y humanos.

La sociedad se ha convertido en una cosa amorfa, que por un lado tiene que salvar su vida, la de su familia, fregar a todos antes que a uno, porque así por desgracia les ha tocado, no creen en ninguna institución ni cargo político, ni de seguridad, se tienen que hacer justicia a su mano porque es la única que les ha dado cierta paz en sus colonias, y porque roba la gente en su gran mayoría, pues simplemente porque no hay trabajos, no alcanza nada, creo que el máximo porcentaje de la gente que sale a delinquir no es porque le guste arriesgar su libertad en casos hasta su vida, sino porque muere de hambre su gente, porque no hay posibilidades, porque no entendemos que cosas ajenas a nuestro México afecten las economías, e incluso declaraciones bastante idiotas de personas relacionadas con cuestiones económicas, que son las que tienen las riendas de estos temas a nivel nacional, causan que en segundos el dólar suba y con ello hasta los chiles verdes con ese pretexto se van hasta las nubes.

Se dice que setenta millones de personas en América Latina han salido de la pobreza, pero treinta millones cayeron en la misma, cifras cantinflescas que solo pretenden violar nuestro intelecto, más allá de ser veraces se burlan como si fuéramos igual de idiotas que los que lo dicen.

Se dice que de los países latinoamericanos  México tiene rendimiento menor al esperado en 11 de 17 indicadores que se miden: pensiones, tasa de homicidios, embarazo adolescente, participación laboral de las mujeres, desigualdad de ingresos, días de maternidad, participación laboral, escolaridad promedio, energía renovable, matriculación bruta en secundaria y equilibrio de alumnos y maestros en primaria, y creo que se han quedado cortos con la lista que uno no tiene que hacer encuestas, sino solamente hablar con la gente y caminar sus calles, los problemas no son de libritos estadísticos, son de saber en qué situación la gente amanece cada día y como se duerme, con cuente tiene en sus bolsas, porque ni pensar en cuentas bancarias, sino en lo que siente en sus pantalones con cada paso que dan para saber si tiene n hoy para cenar y desayunar al otro día, esa, esa la realidad que los tecnócratas no aceptan, claro, porque ellos no ven en esas realidades.

Para que ocuparnos de un cosmos como lo es América Latina, si nuestro microcosmos que se encuentra en la calle de la amargura, dentro de nuestras fronteras, en donde más de la mitad de la población vive en pobreza, y con ello, sin salarios dignos, claro sin pensiones, sin seguridad social, mucho menos aguinaldos, y aun así nos quieren ensartar con sus idiotas Buen Fin, dentro demás telarañas como las que vienen como lo son las idiotas fiestas navideñas, y del fin de año que son ridículas celebraciones católicas y aborregadas religiosas solamente, pero nos hacen volvernos a endeudarnos hasta el cuello, tan solo veamos qué es lo que va a pasar después de los “reyes”, el siete, después de la partida de rosca viene otro tipo de partida y no es otra más que el regresar a la realidad los mexicanos y su precaria y lacerante economía, pero como decían los Romanos, al “Pueblo Pan y Circo”, y ben clavados e hipnotizados nos tienen a los mexicanos que somos sus mayores clientes.

El que les dio sus verdaderos coscorrones fue Antonio Molpeceres, coordinador residente del Sistema de Naciones Unidas y representante residente de PNUD en México, quién dice que las estrategias de desarrollo social deben empoderar a las personas y reducir las restricciones a las que se enfrentan para actuar, pero quisiera saber cómo el verdadero Diógenes, “Quién será el Hombre Justo” que en verdad y como vulgar merolico ni títere y mucho menos marioneta, realmente se ponga y se faje los pantalones para este país que va cada vez de menos a más: HASTA AQUÍ MIS LINEAS…

COMENTARIOS: mi_columna@yahoo.com.mx

www.elvalle.com.mx/category/desde-la-barrera

TWITTER: @tubalcain.garza

Leave a reply