n2

Llevan Abasto de DICONSA a Isla Costa de San Juan

Veracruz, Méx.- La única forma de llegar a Costa de San Juan, en Alvarado, Veracruz, es a través de lancha y, hasta allá, un grupo de mujeres navega más de dos horas bajo una temperatura de 40 grados centígrados para llevar abasto a la tienda comunitaria DICONSA, única opción en la zona mediante la cual, las familias más necesitadas del sur del estado reciben el suministro de alimentos sanos, variados y suficientes.

Para acercar comestibles a este lugar que desemboca en el Océano Pacífico se requería la determinación y fortaleza de “Mujeres Unidas”, un grupo de personas que originalmente se organizó para el cultivo de ostras y engorda de mojarra tilapia. Sin embargo, al constatar la necesidad alimenticia de las familias de la región, se tomó la decisión de solicitar la apertura de una tienda comunitaria DICONSA.

La carga, descarga, traslado de mercancía por tierra y agua e incluso la atención en el punto de venta corre por parte de estas mujeres. “En la tienda contamos también con servicio de lechería, farmacia y dispersión del recurso federal Prospera”, comenta Silvia Carmona Martínez, encargada de la tienda DICONSA.

“Desde hace 11 años, los alvaradeños ya no tienen necesidad de trasladarse a la cabecera municipal, ahora tienen la canasta básica y artículos de limpieza al alcance de su mano y a precios accesibles”, añade.

La encargada de almacén, Yolanda Araceli Romero, por su parte, explica que el grupo Mujeres Unidas corrobora el buen surtimiento a su comunidad. “Desde el embarcadero Los Cántaros, ellas esperan a que llegue DICONSA. Luego, al recibir la mercancía solicitada, la embarcan, navegan hacia Costa de San Juan, surten la tienda comunitaria y ofrecen los productos a la población”, afirma.

El beneficio de esta tienda 201, afirma, es también para otras siete pequeñas comunidades que habitan en los alrededores. La lancha, con capacidad de carga para dos toneladas, lleva alimento cada 15 días a este lugar. Sin embargo, cuando se acerca un huracán o tormenta tropical, Diconsa refuerza el abasto para que el punto de venta cuente con inventario suficiente de productos hasta para un mes.

Por otra parte, para surtir a los municipios de Tampico y Ozuluama de Mascareñas, donde la crecida de la laguna Tamiahua complica el abastecimiento de alimentos, DICONSA recurre al uso de lanchas que navegan por las islas Cabo Rojo y Juan A. Ramírez, hasta por un par de horas.

El gerente Humberto Pérez Pardavé asegura que para estas poblaciones dedicadas a la pesca y la ganadería, la principal demanda es el maíz. “En esta región,  donde operan ocho tiendas comunitarias DICONSA, el almacén Ozuluama desplaza mensualmente hasta cinco toneladas de grano y productos de la canasta básica”, finaliza.

Leave a reply