LOGO la tribu entera

La Tribu Entera

 

OJOS CERRADOS. SEÑALES DESDE 2017

(Primera parte)

“La corrupción, que durante mucho tiempo había sido tolerada, de repente se les volvió insoportable. La gente también perdió la paciencia con la ineptitud burocrática y los malos servicios públicos. Se evaporó la apatía política y salir a la calle a protestar al grito de ‘Échenlos a todos’ se hizo normal”.

Así refiere Moíses Naim la caída de los gobiernos en Italia, Rusia y Venezuela, en la década de los 90’s y aclara que “Todos” eran los políticos “que vivían cada vez mejor mientras a la mayoría le iba cada vez peor”.

En el libro “Repensar el mundo”, Naim explica cómo Silvio Berlusconi, Vladímir Putin y Hugo Chávez, ascendieron al poder y basaron su “meteórico ascenso” en el hecho de que la gente en sus respectivos países estaba harta de los políticos y de la élite gobernante tradicional.

Parece que México –hablando de la lucha política que se definirá el primero de julio próximo- se encuentra en una condición similar y favorece a uno de los cuatro candidatos, quien desde hace 18 años busca la Presidencia de la República.

Ha sabido “hacer suyo” el enojo o malestar acumulado desde hace algunos años, producto de la desconfianza en el gobierno, que se define como la brecha entre las expectativas de la gente y los logros que se alcanzan… o que se perciben, diría yo.

En 2017 había señales. Con motivo del centenario de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) dio a conocer los resultados de la Tercera Encuesta Nacional de Cultura Constitucional en México, que dieron origen a la obra: “Los mexicanos y su Constitución”.

Los resultados –obtenidos en la encuesta aplicada en 2016- ya daban señales de cuál era ese ánimo social. Evidentemente, las circunstancias se modifican y los eventos que se presentan al levantar una encuesta, determinan –en buena medida- la respuesta de las personas.

En el caso de los políticos en general, los resultados sobre “confianza” no eran alentadores: prácticamente 6 de cada 10 de los ciudadanos expresó confiar “nada” en ellos. ¿Por qué desconfían? Por corruptos: 34 %; porque “roban y abusan de su posición” 18.6 %; porque “solo ven por sus beneficios”, 13.7 %; porque “no hacen su trabajo”, 11.9 % y porque “no cumplen lo que prometen”, 9.1 %. Apenas 3.7 por ciento refirieron porque “no tienen preparación”. Es decir, la formación académica o experiencia no era criterio para confiar.

Ese entorno –identificado por los especialistas- era claro por sustentarse en datos –no especulaciones o malas intenciones- de cómo se sentía la mayoría de los mexicanos y además, 73.4% consideró que el país iba “por el camino equivocado”. Adicionalmente, al preguntarle a la gente: “Y por lo que usted ha visto, ¿en qué gasta más el gobierno?” 77.4 % de las respuestas indicaron: “corrupción y beneficios para los gobernantes”.

El análisis de esos resultados, permitía prever la necesidad –o urgencia- de ajustar lo necesario para modificar la percepción. Probablemente, no fueron analizados a detalle o ni siquiera se revisaron.

Ahora, el riesgo latente –como lo advierte Naim al analizar Italia, Rusia y Venezuela- es que cuando la “nueva cara” gana las elecciones “rápidamente impone nuevas reglas políticas que le permiten concentrar poder, pulverizar a una oposición ya débil y perpetuarse en el cargo. Todo su capital político y toda la energía la ponen al servicio de un solo objetivo: mantenerse en el poder”. No necesariamente la misma persona, pero sí el mismo grupo.

PERCEPCIÓN

El fenómeno denominado “Phubbing” –que podría definirse como el desaire que hacemos a quienes nos rodean por atender el teléfono inteligente- reduce la percepción de cercanía, confianza y calidad de conversación. Un estudio de la Universidad de Kent señala que 70% de los participantes afirmaron que los “smartphones” interferían en su convivencia. Produce menos satisfacción con la relación, con la vida en general y más síntomas depresivos.

VOTO 2018 PERCEPCIÓN

En las campañas locales que arrancan este jueves encontraremos muchos rostros jóvenes, de universitarios destacados. Paola Jiménez Hernández, en Toluca, es un ejemplo de ello. Profesional siempre y comprometida con las causas de la gente, seguramente será baluarte en la lucha política de la capital que encabeza Fernando Zamora Morales. Lucha por la tercera regiduría.

Otro caso es José Ariel Pérez Garduño, candidato a quinto regidor en Atlacomulco. Junto con el candidato a alcalde, Joel Huitrón Colín, buscará ganar el próximo 1 de julio. Egresado de Ciencias Políticas y Sociales de UAEMéx, como activista de Green Peace México, voluntario en la Organización Mundial por la Paz y en el movimiento “He for She” de ONU Mujeres, promueve la equidad de género y la protección del ambiente. Éxito en la contienda.

Leave a reply