LOGO la tribu entera

La Tribu Entera

 

LA CAJA DE CRISTAL DE MEADE

Autoridad no es poder.

La polarización que a todos daña.

El rumor empezó a circular el fin de semana. Las mediciones internas y externas indican que no se remonta el tercer lugar en las preferencias del electorado. Muchos son los factores involucrados: el enojo de un sector importante de la población, las condiciones de inseguridad, los casos de corrupción, la pérdida de las “formas” al interior del partido en el poder y una larga lista.

No ha alcanzado la estrategia de mostrarlo como “el más preparado y con más experiencia” en el ejercicio de gobierno. Se logró incrementar su nivel de conocimiento, pero no el ánimo de los posibles votantes para apoyarle en el proyecto de ganar la Presidencia de la República. Los focos rojos se encendieron luego del primer debate del pasado domingo 22 de abril.

La rumorología está haciendo efecto y todo indica que se harán ajustes en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y en el equipo de campaña de José Antonio Meade Kuribreña. Parece que la etapa de Enrique Ochoa  –quien encabeza las listas de diputados federales plurinominales al Congreso de la Unión- está agotada al frente de su partido. No logró sumar a todos los grupos priístas, ni a los liderazgos regionales.

Una encuesta que trascendió -vía redes sociales- atribuida al diario “El Universal”, indica que Andrés Manuel López Obrador genera una intención de voto de 41.7 %, frente a 22.4 % de Ricardo Anaya, y apenas 13.6 % de José Antonio Meade Kuribreña. El porcentaje de quienes “no saben” por quién votarán es solamente de 8.6 % y el voto de “ninguno u otro” alcanza 9.3 %. Los indecisos se han reducido; es decir, han perfilado su decisión.

Un problema grave –identificado en esa misma encuesta- advierte que al preguntarle a los encuestados ¿por cuál candidato nunca votaría? Meade se lleva 38.6 % de las respuestas. Delicada la situación.

Por ello, sería necesario que en el equipo del priista trabajaran en tres vertientes urgentemente: Primero, operar con los liderazgos locales y regionales del partido, así como con aquellas figuras que tienen verdadero arraigo entre la gente, para lograr hacer acuerdos que les permitan mantener la estructura del partido y “entusiasmar” a las bases. Y mostrarlo.

Segundo, deben modificar de manera contundente el manejo mediático del candidato. Debe transmitir mayor energía, seguridad y liderazgo. Debe comunicar mayor pasión y deseo genuino de querer encabezar los destinos de este país. Es fundamental que haga a un lado su imagen de “especialista” en el gobierno y se perciba como más sensible a las necesidades de muchos mexicanos.

Han cometido –desde mi perspectiva- el mismo error que con el Presidente de la República, mantenerlo en una burbuja de protección, para que nada le incomode, e insisten –porque así lo ven los tecnócratas- que estando en redes sociales será suficiente para captar la intención de voto. La batalla está en la vida real. El esquema lo mantiene alejado en una “caja de cristal”.

Tercero, aunque no lo desean, quienes están en la cúpula de las decisiones deben estar conscientes de que  el candidato debe marcar una distancia clara con el actual régimen y si designan a alguien cercano al primer círculo, el mensaje será que todo se mantiene igual y no necesariamente será bien visto. Debe comunicar posturas disruptivas –que rompan la inercia de lo que hasta ahora han comunicado- para tratar de transmitir que hará los ajustes necesarios el modelo de gobierno e incluso se castigará a quien sea necesario. En momento Enrique Peña lo hizo en el Estado de México.

La estrategia de AMLO se ha enfocado a marcar agenda y todos los siguen. El golpeteo que ha recibido, tratando de mostrarlo como alguien a quién temerle –considero- ha acentuado un sentimiento que no es favorable para el candidato oficial: enojo y, adicionalmente, genera la polarización de la sociedad, por lo que quien gane la Presidencia de la República tendrá un reto enorme que requerirá, invariablemente, efectiva y real comunicación para reestablecer el tejido social.

Se necesitará comunicación crítica, profunda, haciendo acuerdos con la sociedad civil y sustentada en investigación real, honesta y permanente. Sea quien sea el triunfador del primero de julio, tendrá como reto enorme: recuperar la paz, la estabilidad y la confianza en las instituciones de este país.

PERCEPCIÓN

Decisión acertada del Gobierno del Estado de México de desazolvar redes de alcantarillado, cárcamos de bombeo, fosas sépticas y drenes de la entidad. Habrá que ver si los ciudadanos dejamos de arrojar basura o desechos a la calle. “La inundación es de todos”, podríamos decir.

VOTO 2018 PERCEPCIÓN

La estructura del PRI en el Estado de México no lo dice públicamente, pero están confrontados entre ellos mismos y ahora con sus “aliados” de Nueva Alianza y Verde Ecologista. No ha habido liderazgo genuino. Han perdido de vista que “autoridad no es poder”.

Alejandra del Moral, candidata al Senado de la República, se reunió el martes con comunicadores del Valle de Toluca. Muestra ánimo, pero sabe que el escenario es muy complejo y ¡sí que lo sabe! porque ella dirigió al PRI estatal durante la elección del gobernador, Alfredo Del Mazo Maza.

Leave a reply