barrera-n-620x420-2-3

LA INAGURACION DE OFICINAS DEL INE CON BOMBO Y PLATILLO; Y LA CALIDAD DE VIDA DE LOS MEXICANOS?

Doce sedes a punto de inaugurarse del Instituto Nacional Electoral.

Casi quinientos millones de pesos para eso.

Y el hambre que sufren los mexicanos en este país tercermundista, vale la pena para mantener ese elefante blanco?

 

POR: SERGIO GARZA GUTIERREZ

En el circo de las tres pistas como lo es el que se encuentra en nuestro territorio nacional, pasa de todo, menos cosas cuerdas, menos cosas a favor de la sociedad y mucho menos beneficios que podamos alabar.

Esto lo cito en el sentido de lo que sucede con la noticia nada halagadora, pero que sí debemos de hacer reflexión con usted ilustre lector, es que el Instituto Nacional Electoral, ése elefante blanco que mantenemos los mexicanos las veinticuatro horas del día y de forma eterna, haya o no elecciones, ya que mientras por demás de que existen más del sesenta por ciento de pobres en México, de personas que no tienen la posibilidad de ganar dos dólares al día, según los estudiosos, pero eso sí, el INE, está por estrenar o entregar remodelaciones de lujo en doce  entidades.

Esto lo dan a conocer con “bombo y platillo” estas gentes que viven en lujos e irrealidades al estilo de María Antonieta, con un costo de cuatrocientos noventa y nueve millones ochocientos dieciocho mil pesos, o sea para acabarnos de espantar en números $499,818,000.00, todo ello proveniente del Fondo para el Cumplimiento del Programa de Infraestructura Inmobiliaria para la Remodelación y/o Construcción de Obras Nuevas; o sea no entendí nada, como todos los mortales.

Comentando de forma particular, cabe señalar que las sedes que se encuentran en proceso está Coahuila 79 millones novecientos mil pesos, Durango Treinta y cuatro millones cien mil pesos, Guerrero un millón setecientos mil, Jalisco cuarenta y dos millones ochocientos mil y Sonora con ochenta y seis millones seiscientos mil pesillos “nada más”.

Dentro de las que están concluidas se encuentran Quintana Roo con seis millones, Zacatecas seis millones, Baja California Sur setenta millones cien mil, Guanajuato sesenta y siete millones ochocientos mil, Hidalgo trece millones novecientos mil y Nuevo León con doscientos treinta y dos millones seiscientos mil pesos.

Así de plano se las gastan en México con eso de los dineros de los mexicanos y todo para qué?, pues simple y sencillamente para la “democracia”, para la transparencia y para la pulcritud de los procesos electorales y para pretender avalar que los candidatos que ganan los diversos cargos de elección popular sean los “mejores”, cuando sabemos todos los días de muchos que dejan que desear.

No podemos realmente darnos el lujo de estar pagando todo esto los mexicanos, recordemos tan solo las dos torres, que en este mismo espacio cité las “patronas del INE” que se construyeron desde el dos mil once y nos han costado la cantidad de quinientos noventa y cuatro millones doscientos dieciocho mil pesos, para tener un espacio democrático de cincuenta y seis mil metros cuadrados, que son prácticamente de oro.

Además de que se están destinando noventa y cuatro millones cuatrocientos mil pesos para la “modernización de oficinas”, además de ochenta millones seiscientos mil pesos para el proyecto ejecutivo de las oficinas centrales para remodelar lo “nuevo”, es algo que no entiendo.

Tan solo un dato más, es que para este dos mil dieciséis se tiene un presupuesto de setecientos cuarenta y tres millones de pesos para el circo de la democracia mexicana.

Usted creé ilustre lector que esto es algo que realmente vale la pena estarlo pagando los mexicanos?, porque nos dejamos que los políticos  hagan lo que se les pega la gana cuando por lo menos en la práctica, ya que claro está que los organismos electorales como son los que organizan y legitiman los comicios, y que esto se da para los candidatos provenientes de los partidos políticos, claro está que lo que menos quieren es que los intereses del sistema político deje de percibir estos centavitos, aunque la gente se siga muriendo de hambre.

Y lo preciso de forma textual, muriéndose de hambre, esto no solo es una precisión de este su servidor, sino que la especialista Dania Delgadillo Villavicencio, al dictar la Conferencia “La construcción social del hambre”, que la brindó en la Universidad Autónoma del Estado de México.

Textualmente lo dijo así: “La alimentación es uno de los rubros en los que existe una mayor desigualdad en los hogares mexicanos, debido a la precarización económica, pues se encuentra ligada a la salud y a los niveles socioculturales de los mexicanos, ya que cifras del Consejo Nacional de Evaluación y Política del Desarrollo Social, el acceso a la alimentación se ubicó como la segunda privación social que más afecta a la población mexicana, con 27.4 millones de personas, es decir, la cuarta parte del país”.

Estos datos se dieron a conocer en el Primer Coloquio de Investigación “Metodologías y Estrategias Investigativas”, que se llevó a cabo como parte de las actividades de la Red de Investigadores “Construcción social del bienestar”, en la cual participan expertos de la Universidad Autónoma del Estado de México y la Universidad de Colima.

Se llegó a la conclusión de que el hambre puede entenderse como un asunto de injusticia social y significa tener o no el acceso a los alimentos, la pobreza es un tema prioritario e inquietante para México, pues la discusión sobre las causas y consecuencias del fenómeno de la alimentación es preocupante para gobiernos, organizaciones internacionales e instituciones.

Y es que pobreza es una palabra que engloba muchas más, como lo son hambre, desempleo, inseguridad, narcotráfico, economía informal, falta de valores familiares, ignorancia, etc, etc.

Sabemos claro está que como dijera en su canción de Luis Alcaraz, “El Dinero no es la Vida”, claro que no, pero si es el medio por el cual se pueden solventar varias necesidades apremiantes que harían a la vida llamarse precisamente así Vida, ya que eso de comer una vez al día, como millones de mexicanos lo hacen, no es por quererse poner a dieta, o porque les de eso del ascetismo y el ayuno espiritual, es porque no les alcanza para más, y bueno, que fuese un día como sea se puede aguantar, pero ya que sea eterno, no es justo.

Y de que sirven los programas sociales?, eso son solo paliativos momentáneos, no hay que quitarles el hambre unos días, sino cambiarles la vida, y lo único que necesitan es darles oportunidades, y es sencillo, mejor quitar el hambre que mantener millonadas en elefantes blancos como el citado al inicio de este nuestro espacio; HASTA AQUÍ MIS LINEAS…

COMENTARIOS: mi_columna@yahoo.com.mx

www.elvalle.com.mx/category/desde-la-barrera

TWITTER; @tubalcain.garza

 

Leave a reply