opinion-del-dia-2-620x420

La Fruta Prohibida: Una Resistencia Humana

Por: Juan Acacio/ Calos Abarca

En el argot callejero murmuran que nada es más delicioso que aquello que suena prohibido, que se hace difícil, que tiene su costo muy elevado y que por ende es complejo de tener o alcanzar, de manera tradicional el término de fruta prohibida es relacionado de manera inmediata con el clero o los asuntos religiosos vinculando de manera permanente con Adán y Eva, relacionándose en si misma con el estereotipo de una manzana la cual representa las más y profundas sensaciones sexuales y denominadas por un servidor como una de las resistencias humanas.

Actualmente nos encontramos con muchos dilemas porque el simple hecho de estar inmersos en un mundo de constantes interacciones, hace que sean tan diversas y complejas por sí mismas, por vincular sentimientos, emociones, e intereses. Hoy el tejido social se ha fragmentado por la vaguedad de eso que genera las relaciones humanas.

Describo en este espacio mi percepción de la fruta prohibida que refiere a una mujer hermosa, con brillo, con luz en sus ojos, con carisma, con personalidad, con egocentrismo, metrosexual, elegante cuando se lo propone y corriente cuando lo dispone, sin temores, con barreras, deseada por muchos y tenida por pocos, una mujer a la que le gusta que la miren, que la observen y hasta que la toquen, que le hagan vibrar de placer, que llore de alegría, pero lo más importante es que sólo ella sabe sus sentimientos pues su vida es un laberinto, un misterio, si camina todos los días pero hace daño por donde va, hiere corazones y conquista muchos otros, despedaza almidones, es una resistencia humana, porque es una enfermedad amarla, en pocas palabras es una resistencia humana.

Leave a reply