n4

La Desaceleración Económica de China, un Ajuste Necesario

Ciudad de Méx.- El Colegio Mexiquense, A. C. dio la bienvenida al doctor Sergio E. Martínez Rivera, profesor investigador del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, quien dictó la conferencia “La desaceleración económica de China. Hacia una reconfiguración urbana y ambiental”.

El especialista centró su reflexión en las implicaciones de la desaceleración económica en el interior de ese país y propuso mostrar este panorama en términos urbanos y ambientales. Además, explicó las razones de las políticas para la desaceleración, basadas en una perspectiva que busca el bienestar, una perspectiva de avance, de progreso y protección ambiental.

El investigador consideró que es momento de desacelerar, de hacer ajustes necesarios debido a que las bases de la economía china tienen treinta años y han dejado de ser sostenibles. Esto supone implicaciones para el resto del mundo: China ya no compra el mismo volumen que antes, lo que indica que la demanda de consumo de productos de otros países disminuye.

Lo que busca el gobierno chino con esta desaceleración es expandir el consumo interno; mayor regulación de la urbanización; regulación de la estructura industrial y del medio ambiente y generar proyectos de inversión que ajusten al país a los estándares de eficiencia propuestos por la Organización Mundial del Comercio. Esto último, dijo, jugó a favor del crecimiento de su economía mientras no perteneció a esa organización.

En cuanto al contexto urbano-ambiental, a medida que la población crece, gracias a decisiones como la derogación de la ley del hijo único, el gobierno debe considerar qué implica la satisfacción de servicios en cuanto al incremento de la demanda de ciertos materiales. Por otra parte, las nuevas ciudades se están concentrando en la periferia de la capital, esto implica un movimiento migratorio interno que en el país era demasiado restringido, de ahí que la metropolización tenga como consecuencia la reducción de la zona agrícola-rural.

En este sentido, el economista estimó que el incremento del PIB debería considerar descuentos por daños ecológicos debidos a la urbanización y al crecimiento de la mancha urbana, pues el abastecimiento de agua, la contaminación de los ríos a causa de las nuevas industrias, la disposición de la tierra, el abastecimiento de energía, la contaminación atmosférica y la deforestación se traducen en costos sociales.

Finalmente precisó que la desaceleración supone la modernización agrícola y el desarrollo de empresas rurales; el mejoramiento de la planificación urbana, sin olvidar la protección al medio ambiente y la conservación de la herencia cultural de ese país.

En su intervención, Omar Martínez Legorreta, profesor investigador de El Colegio Mexiquense, señaló que la desaceleración económica de China es un aspecto que debe importar no sólo a expertos debido a que repercute en todos los países y, en especial, en las economías emergentes como la de México.

Leave a reply