m2

Grieta y vados dañan límites entre La Paz y la CDMX

Por: Eduardo Muño

La Paz, Méx.- Vecinos de la avenida Siervo de la Nación, que divide a este municipio con la delegación Iztapalapa, lanzaron un llamado de alerta a las autoridades de la Ciudad de México para rehabilitar dicha arteria, ya que los vados y la grieta que la cruzan están provocando cuarteaduras en cientos de viviendas, además de romper las tuberías del drenaje y agua potable.

Los colonos del lado capitalino incluso pintaron una barda del lado mexiquense para exigir al gobierno que ponga atención en esta zona, donde el tránsito de vehículos se ha tornado peligroso por los hundimientos del asfalto, la aparición de “montículos” en varias partes y la formación de “lagunas” en los vados, lo que provoca severos riesgos para los automovilistas.

Indicaron que tanto la unidad habitacional Ermita Zaragoza -del lado capitalino-, como la unidad Tepozanes (del lado del Estado de México) sufren las graves consecuencias de la grieta, la cual surgió en el cerro Del Peñón (a 5 kilómetros de distancia, a un lado de la calzada Ignacio Zaragoza), atraviesa la colonia Nueva Santa Martha, la unidad Solidaridad, La Colmena y Ermita.

Pero la ruta de la falla geológica no se queda ahí. Continúa por la unidad Tepozanes, pasa por un lado de la cabecera municipal de Los Reyes y se sigue hasta Chicoloapan, donde afecta a varias unidades habitacionales. Posteriormente concluye su recorrido por el municipio de Ixtapaluca.

Señalaron los agraviados que esta situación, que ya dura décadas, se agudizó el pasado mes de septiembre, cuando se registraron dos terremotos que de plano levantaron las banquetas, el arroyo vehicular y generaron fisuras tanto en la Ermita Zaragoza como en la unidad Tepozanes.

Manifestaron que del lado capitalino ya son varias las ocasiones que se rellena la falla, sin embargo esta última vez nadie les ha prestado atención, pese a que las bardas de varias casas, además de ladearse, presentan daños estructurales severos.

Destacaron que los propios vecinos han sido quienes traen cascajo, arena y grava para restañar los hundimientos, pero al cabo de una semana todo vuelve “a la normalidad”, es decir, regresan los panoramas descritos anteriormente.

Pidieron la ayuda oficial “antes de que el resquebrajamiento de tuberías desborde las aguas negras y que el agua potable se contamine sin remedio”, finalizaron.

Leave a reply