h1

Fundamental el manejo responsable de residuos peligrosos biológico infecciosos

Nota: Laura A. Velásquez

Toluca, Méx.- El manejo y procesamiento adecuado de los Residuos Peligrosos Biológico Infecciosos (RPBI) evita que se propaguen infecciones en centros hospitalarios y con ello, evitar poner en riesgo la salud de la población y encargados de la recolección de los mismos, indicó Rigoberto García Garduño, Subjefe de Servicios Básicos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

García Garduño, refirió que los Residuos Peligrosos Biológico Infecciosos (RPBI) están regulados por la norma 087 de la SEMARNAT SSA-1 del 2002 y que hasta el día de hoy no han tenido ninguna modificación, debido a que la eficiencia en el manejo de los mismos ha dejado buenos resultados.

El encargado comentó que derivado de los procedimientos quirúrgicos que se realizan en los espacios de salud será la cantidad de RPBI que se logran recolectar, los cuales tienen tres características; deben estar empapados, mojados o goteando.

“Son los materiales con los que se realizan los procedimientos médicos involucrados con los flujos sanguíneos o vías de entrada”, dijo.

García Garduño, comentó que en el área hospitalaria se generan diferentes tipos de residuos, los cuales se clasifican en: sangre, curtivos y sepas, residuos no anatómicos, patológicos y punzocortantes, por ello, es indispensable darles el tratamiento de recolección adecuado para evitar que la gente contraiga alguna infección o tenga un accidente por el mal tratamiento de los mismos.

Resaltó que los RPBI son las agujas, bisturís, los materiales que están en contacto con la sangre, los cuales se tienen que depositar en un recipiente rígido punzocortante para no estar expuestos a riesgos con las personas, los derechohabientes y las personas involucradas en el sector salud.

Subrayó que por su estado, deben pasar por el proceso de envasado y la separación, el cual, está a cargo del personal de salud y recolección interna debe llevar equipo de protección: gorro, gloogles, cubrebocas, filipina u overol, botas de seguridad y carrito recolector, para protegerlos de cualquier riesgo, con rutas establecidas y horarios en los que la gente esté menos expuesta.

Comentó que en caso de algún derrame de RPBI, se acordona el área, se hace un lavado y desinfección para que la gente pueda regresar a sus actividades normales para evitar infecciones o caídas de la gente.

 

Leave a reply