Envoz alta

En voz alta

Obama y Hillary vs. Trump

Por: Gerardo Viloria

Las elecciones primarias en Estados Unidos han llegado, para todo fin práctico, a su término.

Los partidos –tanto Demócrata como Republicano- celebrarán convenciones en julio.

Sin embargo, la pasada semana HILLARY CLINTON, al vencer a su rival demócrata BERNIE SANDERS, se convirtió en la eventual candidata demócrata.

Tras esto, BARACK OBAMA felicitó a HILLARY por “hacer historia”, manifestó: “No creo que haya habido nunca alguien tan cualificado para ocupar este puesto (el de presidente) como CLINTON”, afirmó.

Además, en un mensaje de video divulgado por la Casa Blanca, BARACK OBAMA anunció su franco apoyo a la candidatura demócrata de HILLARY CLINTON para sucederlo en la presidencia de Estados Unidos.

Esto se produjo muy poco después que el presidente se reuniera en la Casa Blanca con el otro aspirante a la nominación demócrata, el senador BERNIE SANDERS, quien afirmó que espera reunirse próximamente con CLINTON para ver cómo pueden "trabajar juntos" para "derrotar" a DONALD TRUMP.

Este respaldo que OBAMA le brinda a HILLARY CLINTON, así como su coalición -alianza de negros, hispanos, mujeres, jóvenes, moderados que le dio dos victorias presidenciales- es un activo muy valioso para HILLARY.

A ello hay que sumar el notable nivel de aprobación de BARACK: más del 50 por ciento, al final de su segundo mandato.

Evidente, esto no es espontáneo. OBAMA es un experto en comunicación política. Desde su campaña en 2008, ha sabido usar ese capital suyo.

Conoce cuándo es mejor no aparecer -a veces por largos periodos- y cuándo reaparecer en medios. En ese momento, sus mensajes son contundentes: cortos, precisos; festivos, si es necesario.

La comunicación política que emplea se adaptó a los tiempos. Es estratégica de principio a fin. No a tropel.

A pesar de su complicada agenda como Presidente de Estados Unidos, se mantiene cercano a los estadunidenses con una comunicación política dinámica, lejana de protocolos.

Sale a la calle, no teme, canta en TV, baila. MICHELLE, su esposa, hace lo mismo.

Se puede apreciar que después de BARACK OBAMA, primer presidente negro; HILLARY CLINTON, será la primera mujer presidente de los Estados Unidos. ¿Causalidad?

Lo anterior, no obstante el domingo negro que vivió Estados Unidos en Orlando, Florida, donde en una discoteca popular entre la comunidad gay, un joven terrorista musulmán de nombre  OMAR SADDIQUI MATEEN asesinó al menos a 50 personas e hirió a otras 53.

En torno a este suceso, DONALD TRUMP se precipitó a politizar la desgracia. Reaccionó a la matanza celebrando que esta le diese la razón en sus diatribas contra los musulmanes.

TRUMP lo ve como un argumento que confirma la necesidad de implementar una de sus medidas más discutidas: la de cerrar las fronteras de Estados Unidos a los musulmanes.

La postura del aspirante republicano carece de auténtico sustento ya que el fanático MATEEN, nació en Estados Unidos y es estadounidense, por lo que el veto que intenta aplicar TRUMP habría sido inútil para impedir su aparición en ese lugar.

Mostrando que no hay peligro de confusión entre ambos, en relación a esta grave ejecución, HILLARY CLINTON adoptó una posición opuesta a la de TRUMP.

Envió un mensaje de solidaridad a la comunidad gay, pidió restringir el acceso a las armas más peligrosas como el AR-15 que MATEEN adquirió legalmente, fabricadas para matar a muchas personas en poco tiempo. Adicionalmente, llamó a la unidad nacional.

En conexión a esto, el historiador JULIAN ZELIZER, de la Universidad de Princeton, señaló que la masacre “se convertirá en parte del debate pero no dictará el resultado”, señaló.

Considera que HILLARY CLINTON lo usará para cuestionar si TRUMP es la persona con el temperamento adecuado para hacer frente en la Casa Blanca a trances como el actual.

En este contexto, contemplamos que, la amenaza terrorista y la regulación de las armas de fuego pasarán a ser temas centrales en los próximos días y meses.

Leave a reply