guionbajoatole

EL VALLE DEPORTIVO

 

Llego el tan ansiado receso escolar y con ello un período de transición para padres e hijos, quienes estarán en una etapa de adaptación y mientras unos buscan afanosamente mantener activos a los menores, los adultos accederán a la mejor opción en materia deportiva: los milagrosos cursos de verano, mismos que se ofertan en varios espacios y con el respaldo, en muchos de los casos, de años de tradición.

Acá entran los temas de distancia y economía, pero también deberán pasar por el tema de oferta de recreación, actividad deportiva, deportes y otras. El caso se torna diferente año con año, porque si bien es cierto que la primera impresión es mantener alejados a los niños y jóvenes de las pantallas, de los juegos virtuales y hasta de los gadgets, deben hacerlo con la mejor intención de aprovechar el tiempo y permearse de la Cultura Física y es ahí donde todos entramos.

Instituciones públicas, privadas, clubes deportivos, academias, escuelas, y más, ven en este período la oportunidad de incrementar sus arcas, pero el caso es que también deben ofrecer un buen producto con base en los conocimientos y habilidades de los monitores y de quienes respaldan un prestigio, que sea como sea, ha costado mucho consolidar.

Casos como los centros deportivos municipales, clubes e instituciones cada año luchan con contar con mejores argumentos para ofertar y hoy no puede ni debe ser la excepción, al contrario, hoy que tanto necesitamos el rescate de los valores deportivos trazados en una buena enseñanza y/o instrucción, debemos ser conscientes de que el cambio generacional  implica confianza, entrega y pasión.

La responsabilidad de la cohesión socio-deportiva no es un tema menor, por el contrario, desde cada una de nuestras trincheras sabremos como entrarle y apostar por una mejora en este sentido, pero insisto, todo comienza desde casa, desde la consabida idea de levantarse temprano, preparar desayuno y el respectivo lunch y por supuesto al hidratación que es factor fundamental en este tipo de estrategia deportiva, así como la ropa adecuada para asistir a los cursos.

Después el traslado que neta también se vuelve a veces y en muchas ocasiones en un auténtico viacrucis, pero que se hacen maravillas para llegar a la sede y ya de ahí confiar plenamente en las condiciones de infraestructura y en los “profes” o instructores que habrán de ser responsables de nuestros hijos.

Y es entonces a partir de ese instante, cuando cruzan la puerta de entrada que encomendados a todos los santos y/o sus creencias, apostamos porque, primero, estén bien y de buenas, y después se cansen! Y más tarde el que hayan aprendido habilidades físico deportivas que les sirva en el futuro inmediato, y créanme que esta condición la señalo con lujo de detalle después de que pase por 15 años consecutivos siendo parte de esta creencia en el desarrollo de los cursos de verano.

Valdría la pena seguir insistiendo en la promoción, fomento y difusión de la Cultura Física desde nuestros menores, porque son ellos quienes trazarán el rumbo del México en esta materia y que al final de la historia varios niños y jóvenes mexiquenses serán nuestros referentes en las diversas competencias de corte nacional e internacional, porque estos cursos, y es a donde quería llegar, se convierten en el gran semillero de talentos.

Ciertamente muchos de ellos acuden por primera vez con pesadumbre, con desgano y hasta con malestar, no faltan los “enfermos” del estómago y aquellos que aluden dolores de cabeza y muelas, o hasta quienes la apatía les hace presa de ni siquiera intentarlo, por lo que es común tener que imprimir más rondas de tracción y capacitación con juegos y actividades recreativas para dar paso a la iniciación deportiva.

Con lo anterior y ante el abanico que se abrió de varias, pero varias opciones por todo territorio estatal y nacional, es momento oportuno de abrir tan solo una pequeña oportunidad de incrementar un proceso deportivo por medio del juego, después, sin duda vendrá y llegará lo mejor, de verdad se los digo, solo elijan la mejor opción que a su bolsillo e intereses les convenga, es decir, háganlo con la templanza de saber que sus hijos estarán en buenas manos, que aprenderán a jugar y al mismo tiempo a iniciarse en una disciplina deportiva; denle el grado de asertividad a los responsables y lo mejor, déjenlos hacer su trabajo, por supuesto también está el hecho de que si algo no les gusta, tienen todo el derecho de refutar y reclamar, pero créanme que esto será lo último que hagan, ya verán.

Y acá les dejo la siguiente reflexión, recuerden que los deportistas mexicanos de altas esferas tuvieron grandes beneficios al haber ingresado desde temprana edad a cursos de verano y después a un curso tanto corto como largo en la disciplina que les gustó, así que el incremento de la gestualidad deportiva nos va dando la llave para trascender sin olvidarnos jamás de la importancia que tiene el factor salud y educativo.

Este trinomio es la escalada hacia nuevas expectativas, estar a la vanguardia, alejar cualquier síntoma de desadaptación social y crecer saludablemente, situaciones que implica que estemos todos los que nos dedicamos de alguna u otra forma a esto, a cultivar la semilla que mañana de un fruto con color de esperanza.

Una vez más serán miles de niños y jóvenes que con gusto o disgusto acudirán a divertirse y a aprender, lo demás será poco a poco, porque este extraordinario momento que se traduce a algunas semanas se van rápido y, únicamente, quedará en la memoria del corazón aquellos raspones, lances, sudor, lágrimas, caídas, pero saben qué es lo que más se queda? el valor de la amistad deportiva que es eterna, porque hacer amigos a través del deporte es lo máximo. O no?

Pásenla bien!!!

 

Leave a reply